En la década de 1930 se empezaron los primeros experimentos para crear locomotoras de alta velocidad en la Unión Soviética. En 1934, en la planta de Kolomna se llevaron a cabo diseños preliminares para crear trenes de alta velocidad, los Rusos querían fabricar el primer tren Jet, como el que ya había dado a luz EEUU.

Un tren turborreactor es aquel que es empujado por motores turborreactores. Como un avión de reacción, pero a diferencia de una locomotora con turbina de gas, el tren es propulsado por el empuje del chorro de los motores, en lugar de por sus ruedas. Se han construido tan sólo unos cuantos trenes con este tipo de propulsión a chorro, y han sido para la investigación experimental de trenes de alta velocidad. Los turborreactores son más eficientes a altas velocidades, de ahí que se hayan aplicado a los servicios de pasajeros de alta velocidad, en lugar de carga.

turbo jetRecientemente encontramos una serie de fotografías por la web de un tren a reacción soviético de los años sesenta que fue concebido para alcanzar los 360 km/h, aunque su récord fueron 250 km/h. El proyecto fue descartado finalmente debido al elevado consumo de combustible de los motores a reacción en comparación con los motores de los aviones a reacción. Aunque hace un tiempo se pensaba que este tipo de trenes desaparecieron, recientemente se encontró uno de ellos abandonado y oxidado.

El primer intento de utilizar motores turborreactores en un ferrocarril fue en Nueva York en 1966, un autovía M-497 fue capaz de alcanzar velocidades de hasta 294 km/h. Echadle un vistazo al video que os dejamos a continuación de “Canal Russia Today”, en el que se muestran imágenes de un archivo donde se puede ver al tren realizando pruebas a alta velocidad, vistas del interior del habitáculo, la cabina, y las turbinas en marcha.

El fabricante de trenes de Rusia, llamado Kalininsky, creó un laboratorio de vehículos a gran velocidad llamado “Speed Wagon Laboratory’, donde modificó el chasis de uno de sus ER22 con aspecto de, más o menos, una versión de un Shinkansen, el tren bala japonés, que ya estaba trabajando en 1964 a 210 km/h.

Añadieron dos motores turborreactores en la parte frontal: dos truborreactores de un Yakovlev YAK-40. Su primera prueba se realizó en 1971 en la línea que une Golutvin con Ozery. Lograron llegar a los 187 km/h. Sin embargo, aumentaron constantemente la velocidad hasta llegar a los 249 km/h, al igual que su homólogo estadounidense, que en realidad nunca fue mucho más allá de eso. Los costos del combustible, sus niveles de ruido, y probablemente el hecho de que en realidad está hecho mediante las turbinas de un viejo avión, contribuyeron a que los programas de ambos países se cerraran.

Es una verdadera pena que cuando proyectos como estos no cuentan con suficiente presupuesto acaben siendo desechados sin más, aunque no haya sido más que un experimento, el resultado no deja de ser sorprendente. Os dejamos las fotografías del jet soviético abandonado a su suerte.

tren a chorro ruso

tren jet ruso turborreactor ruso turborreactor tren

Fuente: thevintagenews.com

Dejar respuesta