vías-de-tren-ave
wikimedia.org

¿Recordáis el viejo sonido de “clic-clac, clic-clac” cuando los trenes se movían por las vías? Seguramente los más jóvenes no conozcáis este típico ruido, un ruido que venía de las ruedas del tren al pasar sobre las uniones atornilladas entre carriles.

Ahora este ruido no se escucha tan a menudo, tal vez en líneas secundarias antiguas, pero actualmente las líneas principales son silenciosas. Esto es porque en las vías modernas ya no hay tornillos, sino que hay soldadura. Éstas pueden ser muy largas, no hay juntas y por lo tanto, no hay ruido.

Sin embargo, si pensamos un poco en la física, sabemos que el metal se dilata cuando se calienta y se contrae cuando hace frío. Así pues, si tenemos una pieza de acero de muchos metros de largo, cuando se caliente sólo puede crecer de una forma, a lo largo.

vías-de-tren-dilatasSi utilizamos el coeficiente de expansión térmica para el acero, el resultado es que por cada grado que se calienta, una longitud de 5 kilómetros crecerá unos 6 centímetros. Lo que significa que si la temperatura sube 10 grados, se dilatará unos 60 centímetros.

Pero desde hace un tiempo, las vías lo pueden soportar, y es gracias a los ingenieros. La longitud natural del carril está predeterminada a los 27 grados. Esto significa que si la temperatura es inferior, el carril se comprime y si es superior se estira. Así pues el número 27 es la cifra mágica.

El acero es un buen material que puede tomar un poco de tensión y comprensión. Sin embargo, como todas las cosas, tiene un límite.

vías-de-tren-deformadas
wordpress.com

Estos últimos días la temperatura ha subido mucho a causa de la ola de calor y el sol baña todo el día las vías. Esto puede hacer que la red ferroviaria crezca demasiados metros o kilómetros.

Finalmente, algo tiene que ceder. Así nacen las deformaciones en las vías, ya sea dilatándose hacía los lados o hacía arriba y destruyendo por completo el recorrido.

Esto supone ver hombres vestidos de amarillo o naranja, pero es poco lo que pueden hacer, ya que si cortan el trozo dañado y lo arreglan, lo harán en base a la temperatura actual, no a 27 grados, así que cuando se enfríe, tendrán problemas por otro lado. Todo lo que se puede hacer realmente es desviar los trenes o hacer una reparación temporal, que deberá ser reparada de nuevo correctamente después.

En las áreas que causan problemas ya conocidos, se puede pintar de color blanco, reflejando así el calor e intentar mantener las temperaturas más bajas, pero si el sol brilla todo el día, las temperaturas aumentarán inexorablemente.

vías-de-tren-afectadas-por-el-calor
itespresso.es

Esta es la historia de las vías de tren y las altas temperaturas. Es un problema de todos los veranos, pero especialmente actualmente. Las altas temperaturas traen otros problemas, como en los cableados, que al ser de cobre, éstos también se amplían enormemente. También la tierra se seca y se encoge, provocando superficies desiguales, y el sol brillante puede hacer que algunas señales sean difíciles de ver.

El verano es un verdadero problema para las vías de tren, igual que en invierno, cuando los carriles se reducen y se enfrían. De momento, recordad beber mucha agua e intentar estar en la sombra mientras los trenes siguen corriendo por el país.

Fuente: railengineer.uk

Dejar respuesta