Russland, Einsatz des "Schienenwolf" La Segunda Guerra Mundial sigue en el recuerdo del mundo entero como el conflicto armado más sanguinario de la historia de la humanidad. Y aunque en multitud de ocasiones hayamos hablado sobre momentos clave de la Gran Guerra, hasta ahora no habíamos incluido al mundo ferroviario en este escenario. Pero sí, por supuesto, los trenes también tuvieron un importante papel en la IIGM.

Así, una de las armas menos conocidas y a la vez más dañinas desarrolladas por el ejército alemán fue el llamado Schienenwolf (lobo sobre raíles) o Schwellenpflug (arado de traviesas), un convoy que equipaba en su parte trasera un enorme arado capaz de destruir las vías a su paso. El efecto era demoledor, pues dejaba inservibles las vías con el consecuente problema de comunicación para el enemigo.

Schienenwolf Destructor vias aleman 3Los destructores de vías fueron experimentados a finales de los años 30 en Checoslovaquia, pero fue la Alemania nazi la que les dio un uso más extenso. Estos vagones fueron producidos por Krupp en 1942 y en esencia se trataba de una plataforma con un inmenso arado con forma de gancho en el extremo que, dada la fuerza que realizaba para literalmente arrancar las traviesas a su paso, requería de dos locomotoras para lograr el impulso necesario y circulaba a menos de 10 km/h.

Schienenwolf Destructor vias aleman 5La fuerza aplicada sobre las traviesas de madera hacía que los raíles de acero se levantasen, dejando la vía totalmente inservible al paso del Schwellenpflug. Además, el vagón necesitaba pocos minutos para ser colocado en posición y contaba con 10 soldados que acompañaban a este destructor, que también montaba explosivos, cañones antiaéreos y ametralladoras.

El resultado era un 100% de las traviesas destruidas y del 70 al 93% de vías dañadas. Es decir, el trabajo de miles de horas de construcción, destruido en segundos.

Russland, Einsatz des "Schienenwolf"Estos vagones destructores tuvieron un papel determinante durante la retirada de las tropas alemanas de la Unión Soviética a partir de 1944. En una situación desesperada, el ejército alemán planeaba la destrucción de las infraestructuras construidas años antes, entre ellas las vías que les llevaron a ocupar zonas de la Unión Soviética (Rusia tenía un ancho de vía diferente al operado por Alemania y muchas líneas fueron adaptadas para permitir la circulación de trenes alemanes).

Actualmente las pocas unidades existentes de destructores de vías se pueden visitar en algunos museos sobre historia militar, tales como el Museo Militar de Belgrado (Serbia), el Museo de Historia de Bosnia y Herzegovina o el National Army Museum (Reino Unido).

Schienenwolf Destructor vias aleman 4No os podéis perder el documento gráfico que nos permite ver en acción a un Schienenwolf, toda una rareza:

Fuente: thevintagenews.com

Dejar respuesta