En este artículo de mantenimiento básico de locomotoras hablaremos sobre los aros de adherencia. Los aros de adherencia no son más que unos aros de goma que van en las ruedas de nuestros trenes y que sirven para tener mayor agarre sobre la vía.

En anteriores artículos vimos cómo fabricarnos nuestro banco de trabajo y cómo realizar el engrase correspondiente. Ahora veremos qué tipos de aros de adherencia existen y cómo realizar su mantenimiento.

Este es el aspecto de algunos aros. Los hay de diferentes tamaños, y lo normal es que sean como los de la siguiente imagen, de goma y de color negro. Por mi experiencia, si queremos cambiar los aros de una locomotora antigua, son complicados de conseguir ya que es difícil conseguirlos del tamaño adecuado. Aunque se siguen vendiendo en tiendas especializadas, tendremos que fijarnos bien en el tamaño para asegurarnos que son compatibles.

Artículo-036_Foto-01En la siguiente imagen podemos verlos en una locomotora Ibertren 269. Si os fijáis están en las ruedas motrices para asegurar el agarre sobre la vía y así poder tirar de todos los vagones que le pongamos.

Artículo-036_Foto-021Pero como decíamos, son difíciles de reemplazar y tienen alguna desventaja. Son muy sucios y dejan muchos restos de goma por nuestras vías. Por eso, se intentan buscar alternativas al uso de este tipo de aros. Algunos usan fundas termoretráctiles y los cortan como si fueran lonchas. Son muy baratos y se pueden obtener muchos aros de un solo tubo. Una vez colocadas, les aplican calor y se quedan ajustadas al tamaño de las ruedas. Pero siguen teniendo la desventaja de que siguen siendo de goma y manchan la vía.

Artículo-036_Foto-03Los tubos de silicona son la alternativa a los tubos de goma, ya que estos no manchan y mantienen su estructura. Son transparentes y evitamos que dejen restos por toda la maqueta. La desventaja, es que son más difíciles de conseguir, y como los tubos de goma, al final tendremos que disponer de gran variedad de tamaños para todos los tipos de ruedas que tengamos.

Artículo-036_Foto-04La última alternativa que encontré fue la pasta Bullfrog que podemos encontrar en tiendas especializadas. Esta pasta es muy fácil de utilizar. Se coloca sobre la hendidura de las ruedas, ponemos la locomotora en funcionamiento, y colocamos sobre la rueda algo que nos sirva para repartirla por toda su circunferencia quitar el sobrante. Después dejamos que seque y ya podemos utilizar la locomotora con toda tranquilidad.

Artículo-036_Foto-05

 

Autor: Javier Rodríguez

Dejar respuesta