Siguiendo la senda del artículo que publicamos la semana pasada, nos toca finalizar el repaso a los 10 mejores maestros Jedi que han pasado por la gran pantalla. Star Wars debe su gran éxito a estos maestros de la Fuerza, auténticos iconos ya de la ciencia ficción moderna. ¿Reconoceréis a los que para nosotros son los 5 mejores Jedi?

5. Qui-Gon Jinn


Qui-Gon Jinn
Las audiencias ven en Qui-Gon Jinn que un Jedi puede ser un poco más pícaro de lo que imaginaron previamente. Qui-Gon corre un gran riesgo en las apuestas en La Amenaza Fantasma, atreviéndose a apostar la libertad de Anakin, y no teme enfrentarse al Consejo Jedi. Esas cualidades van cayendo poco a poco sobre todos aquellos cuyas vidas toca, desde Anakin y su rebeldía, hasta la seriedad de Obi-Wan. Adicionalmente, él es el Jedi que descubre el paso a la inmortalidad, lo que tiene un gran impacto en quien es el Jedi y su comprensión de la Fuerza. La importancia de Qui-Gon Jinn en la saga de Star Wars no puede ser subestimada.

4. Anakin Skywalker

Anakin SkywalkerPoderoso. Compasivo. Imperfecto. Anakin Skywalker es todas esas cosas, siendo la razón por la cual es una de las figuras más atractivas de Star Wars. Inusualmente preparado para usar la Fuerza, Anakin es creativo y rebelde en sus órdenes y obligaciones como Jedi, arreglándoselas siempre para hacer su trabajo, sin importar los contratiempos. Es ferozmente leal y un guerrero como no hay otro: es el único Jedi que intenta y consigue demostrar la inocencia de Ahsoka (The Clone Wars) en una investigación sobre un bombardeo terrorista; mata al Conde Dooku a bordo de la Mano Invisible, y después lidera el escape con un inconsciente Obi-Wan en la espalda (“Su suerte será la nuestra”, se atreve a decir Anakin a Palpatine); y se convierte en un mentor de confianza para los Jedi.

Pero su lealtad y compasión, combinadas con su ego, forman un defecto fatal: el miedo a perder. Anakin tiene la arrogancia de pensar que podría mantener un matrimonio secreto y romper el código Jedi, comete actos terribles para salvar a su esposa de la muerte, y luego pone su mira en la conquista de la galaxia. No podía corregir todos sus errores, pero el acto final de Anakin, sacrificándose para salvar a su hijo, lo redime, y muestra el gran Jedi que fue y que siempre será.

3. Obi-Wan Kenobi

Obi-Wan KenobiNo hay codicia en Obi-Wan Kenobi, no hay necesidad de reconocimiento, no hay necesidad de ganar a toda costa. Quizás la quintaesencia Jedi, Obi-Wan es un luchador hábil y un líder, pero consciente de su deber y su respeto por el Consejo, por encima de todo lo demás. Con el sobrenombre de “El Negociador”, su hoja de servicio en batalla es prácticamente inigualable: derrotó a Darth Maul, el primer Sith Lord que emerge en un milenio; destruye al General Grievous (si bien usando un arma “poco civilizada”); y detiene la furia de Anakin Skywalker, aunque esto le destroza el corazón. Años después, Obi-Wan rescata a Luke y le enseña el camino hacia la Fuerza, actuando como guía, figura paterna, y sacrificándose por su alumno. Obi-Wan siempre pone a los demás por delante, algo que ningún fan olvida. Si el Jedi es el corazón de Star Wars, Obi-Wan es el corazón del Jedi.

2. Yoda

Yoda“Hacer o no hacer. No hay intentos”. “¿Me juzgas por mi tamaño, no?” “Gran guerrero… Las Guerras no nos hacen grandes”. Aún siendo el maestro Jedi más poderoso, es la sabiduría de Yoda la que continúa resonando en los fans hasta hoy. En El Imperio Contraataca, hace mucho más que instruir a Luke Skywalker en el combate, prepararlo físicamente para pelear con Darth Vader; prepara su mente y trata de contener la impaciencia y la ira del muchacho, lo que es, a veces, más difícil de lograr que entrenar a un buen guerrero. Y a través de ese proceso, Luke – y la audiencia – aprende que ser un Jedi es mucho más que vivir aventuras. Por supuesto, Yoda también es un gran guerrero, como se ve en las precuelas, dando cuenta del conde Dooku, de los soldados clones, y de Darth Sidious. Todo ello hace de Yoda es el máximo Maestro Jedi.

1. Luke Skywalker

Luke SkywalkerLuke Skywalker no es perfecto. Tiene la ira de su padre. Comete errores. Pero es su habilidad para sobreponerse a todo eso, aprendida del pasado, y el balance entre el deber y la individualidad lo que hace de él el más grande Jedi. Cuando vemos al Jedi en las precuelas, uno de sus principios básicos es desprenderse de sus apegos.

Luke es tremendamente peligroso usando la Fuerza y también es un héroe de la Rebelión, exhibiendo su poder de formas increíbles – como en su aniquilación de la tripulación de Jabba sobre la fosa Sarlacc -. Pero él es el único Jedi que trae de vuelta a la Orden la verdadera compasión, y así es como derrota al Emperador aún cuando Yoda fracasa. Yoda y Obi-Wan explican a Luke que tiene que matar a su padre, lo que es algo que él no quiere hacer.

En El Retorno del Jedi, el odio de Luke se impone y se encuentra a sí mismo listo para dar el golpe final a Darth Vader, con el Emperador incitándolo. Entonces, hace una pausa. (Este es un momento crucial, a menudo pasado por alto, que recuerda una significativa lección que él aprendió de Yoda: “¿Cómo distinguiré el lado bueno del malo?”, preguntó a Yoda en El Imperio Contraataca. “Lo sabrás cuando estés en calma. En paz”, le dijo su Maestro.) Con eso, Luke lanza su arma. El acto confunde al Emperador – él necesita con quién pelear, para hacer uso de sus sentimientos agresivos – y escoger al amor por sobre el odio es, en última instancia, la única manera de vencerlo. La compasión de Luke hace despertar el bien en su padre, y ese bien es el que restaura la libertad en la galaxia. No un desintegrador, no un torpedo de protones, no un sable de luz. Al final, Luke obedece a sus mentores yendo a confrontar a Vader y al Emperador, pero lo hace a su manera. Luke es la verdad original.

Dejar respuesta