Coleccion Star WarsEl tamaño de una colección es, con frecuencia, motivo de orgullo para los coleccionistas. Mientras más grande sea, más impresionante se vuelve, añadiendo un factor de admiración para las personas que la ven, y convirtiendo al coleccionista en una autoridad en ese tema particular, y, sin duda alguna, en la envidia de otros fans. No obstante, en la medida en que la colección continúa creciendo, es vital tener alguna forma de darle seguimiento y control. Dejar que se descontrole, sin ningún tipo de organización, podría provocar a su vez muchos dolores de cabeza, compra de productos repetidos, etc. Afortunadamente, todo esto es fácilmente evitable siguiendo unos sencillos consejos.

Comenzamos con la más básica de las razones por las que se necesita controlar una colección para saber exactamente lo que se tiene y lo que no se tiene. Es un problema común: uno ve algo cool en la tienda, ¡pero no recuerda si es algo que ya tiene!

En realidad no hay nada malo en tener unos cuantos duplicados en la colección (algunos coleccionistas luchan por eso), pero comprar algo adicional debería ser una decisión informada y no algo que ocurre accidentalmente. Por otra parte, se está desperdiciando el dinero que se podría gastar en un artículo totalmente nuevo.

Todas las colecciones cuestan dinero, y es beneficioso tener algún tipo de presupuesto asignado para ello. Así que, ¿por qué querríamos desperdiciar dinero innecesariamente en un artículo que ya tenemos?

Saber lo Que Se Necesita

Además de garantizar la compra de un artículo por duplicado de forma accidental, tener un inventario preciso de la colección puede ayudar a averiguar lo que se necesita o se quiere añadir a la misma. Sin importar lo que sea que se coleccione, sin lugar a dudas hay algo de lo que se está a la caza. Puede que recordemos una o dos “grandes” cosas que queramos, pero probablemente hay una lista más grande de artículos más pequeños que se nos pueden escapar de la mente.

Saber lo que ya tenemos en la colección ayudará a recordar lo que no tenemos. Digamos que estamos haciendo una lista de artículos que son una parte de una serie más pequeña dentro de la colección (pudiera ser un autor específico dentro de una colección de libros). Mirando lo que se tiene, cualquier cosa que nos falta se hará evidente. Eso hará más sencillo crear una lista de pendientes separada y más precisa. Hacer una lista de cosas a buscar es genial, pero sin saber lo que ya se tiene, es fácil dejar algo fuera de esa lista.

El Peor Escenario

En términos de coleccionar, una de las cosas más terribles que puede pasar es la pérdida o la destrucción de la colección. Temblamos al pensar en eso, pero hay circunstancias que pudieran resultar en la pérdida de piezas, o de la totalidad de la colección. Desde un robo, una inundación o un incendio podrían costarnos la pérdida de piezas valiosas.

Afortunadamente existen seguros para esos casos (algunas compañías incluso ofrecen protección específicamente para colecciones). El seguro puede ofrecer los fondos necesarios para recuperar las piezas dañadas o robadas, pero si no sabemos qué hay en la colección, ¿cómo podremos remplazarlo? Además, no se le puede dar a la compañía de seguros la información del costo exacto de las piezas dañadas/perdidas si no se sabe cuáles son. Si se puede hacer una lista con los artículos de la colección con una aproximación a su valor, las compañías de seguros pueden ponerse a trabajar más rápido para restaurar la colección.

Sin embargo, los desastres o los ladrones no son las únicas situaciones para las que hay que estar preparados. Algo tan simple como mudarse a nueva residencia podría requerir el remplazo de algunas piezas de la colección pues las cajas se podrían perder o ser maltratadas. Puede que no sea tan devastador como cuando todo está ardiendo en el fuego, pero aún así quisiéramos remplazar esos objetos. Eso es imposible si no se está haciendo un seguimiento de la colección.

Organizar Coleccion Star WarsExhibición y Almacenamiento

Existe la posibilidad de que el tamaño de la colección eclipse el espacio disponible para su exhibición, lo que significa que una parte más o menos grande de la misma tiene que ser almacenada. Tener los medios de catalogar/dar seguimiento ahorrará mucho tiempo y molestias cuando se trate tanto de almacenar como de exhibir las piezas de la colección.

Los esfuerzos al catalogar pueden mínimos, usando nada más que un software básico para crear hojas de cálculo. La clave de la organización es cómo se almacena la colección. Se puede usar contenedores numerados, y esos números estar anotados en las hojas de cálculo, de forma que no solo esté la cantidad, sino saber exactamente dónde está guardada cada pieza.

Algunos coleccionistas optan por rotar constantemente las piezas en los estantes (después de todo, ¿cuál es la gracia de tener algo guay si nadie lo puede ver?) y este sistema hace más fácil cambiar los objetos que están en exhibición. Cuando llega el momento de devolver algo al lugar de almacenamiento, ayuda saber a qué compartimiento o recipiente debe ir, evitando así que las piezas se pierdan en la transición.

La diversión y el placer que hay en colocar nuevos objetos en el estante para exhibirlos se pierde fácilmente si hay que pasar horas excavando en las cajas para encontrar el que queremos. Puede que no sea un gran problema para algunos coleccionistas, pero pudiera ser suficiente para evitar estar rotando las cosas con frecuencia, y relegando grandes porciones de la colección a sus cajas.

Siguiendo la Pista

Ahora que sabéis por qué es tan importante darle seguimiento a todo lo que hay en la colección, veamos algunas de las formas en que eso se puede hacer sin demasiada tensión. Una de las razones fundamentales por la que los coleccionistas no les siguen la pista a sus colecciones, es porque no están seguros de por dónde comenzar.

Eso puede ser un poco abrumador, pero la mejor manera de comenzar es decidiendo, en primer lugar, cómo queréis estar organizados. Una búsqueda rápida en Internet revelará una plétora de software que se puede comprar y que sirve para seguir/catalogar una colección. Cada uno de ellos tiene capacidades y funciones diferentes, por lo que tendréis que mirarlos con cuidado antes de seleccionar el que resulte más apropiado para vuestras necesidades particulares.  He aquí algunos programas que se pueden encontrar:

Un software especializado no es la única forma de hacerlo. Si queréis algo más simple y rentable, todo lo que necesitáis es una herramienta de hojas de cálculo (Microsoft Excel o Google Drive). Un buen uso de las pestañas y de las opciones de organización inherentes a esos programas os puede dar todo lo que necesitáis para tener la colección en orden, mientras brinda también la flexibilidad de añadir tanta o tan poco información como queráis.

Si ninguna de esas posibilidades os atrae, siempre existe papel y lápiz. Suena enfermizo, pero hasta escribir la información en unas tarjetas es mejor que nada. Aunque catalogar la colección suena como una empresa abrumadora (dependiendo de su tamaño) y una inversión de tiempo, es algo crucial de hacer. Encontrad la manera en que mejor funcione en vuestro caso y dad el paso, ya que eso pude ahorraros muchas penas en el futuro.

¡Sed Frikis, Estad Orgullosos!

Vuestra colección es una parte importante de lo que sois y debe ser mostrada con orgullo. No hagáis que disminuya la pasión por fracasar al conservarla. Sí, catalogarlo todo requerirá de tiempo y dedicación, pero comparado con el tiempo que habéis gastado en reunir todas esas piezas, no es nada. Para mantenerla protegida y garantizar que os acompañe siempre, es necesario hacerlo.

No permitáis que el tamaño de la misma os impida garantizar que vuestra colección esté segura y con un registro actualizado. Sentid el orgullo de mostrar lo que más os apasiona y no dejéis que se salga de control.

Coleccion Star Wars OrganizarFuente: StarWars.com 

Dejar respuesta