Vintage es una palabra que en os últimos años se ha puesto muy de moda.

Los objetos son nuevos, luego ya no lo son tanto y poco a poco se vuelven viejos. En ese momento es cuando su supervivencia se pone en serio riesgo. A veces las cosas acaban olvidadas en un cajón, otras en un desván… y así se salvan y se convierten en vintage. Pasados los años, volvemos a encontrar estos objetos que en la mayoría de los casos ya han perdido toda utilidad. Objetos electrónicos que ya ni funcionan, juguetes con el “made in Spain” estampado en el retro…

Todo tiene su encanto y todo es muy coleccionable.

Si andas por rastros y mercadillos verás que aumenta cada vez más el volumen de objetos que nos recuerdan nuestros años mozos… no importa tu edad, la idea de vintage se puede aplicar en función de la edad de cada uno. Por ejemplo, para los que ya han entrado en los 40 el Naranjito es algo vintage, para quien tenga 20 lo es una Play Station 1.  Cada uno tiene su ideario. Dicho eso, hay infinitas líneas de objetos que puedes coleccionar. Vamos a ver algunas:

Las tecnológicas.

Coleccionar consolas de los setenta y ochenta es muy interesante, recreativo (puedes jugar con ellas) y sobre todo es una buena inversión. ¿Quién no ha tenido un Commodore 64, un VIC20 o un Spectrum ZX?

 

Teléfonos móviles

Otra colección muy interesante, la de teléfonos móviles de antaño. Hay mucha variedad y además los modelos más antiguos, los más codiciados, tenían formas muy dispares. Hubo vida antes de Apple y Samsung. ¿Quién no tuvo un Nokia, un Ericsson o un NEC? Y antes de ellos, recordáis los Martin Dawes, los Olivetti (los de las máquinas de escribir), los primeros Motorola Micro Tac…

Los precios están a la alza y conseguir un modelo de los primeros, los de maletín, puede costar muy caro.

Objetos del Naranjito

El Naranjito nos saturó en 1982.

Se hizo de todo, hasta dibujos animados. Hoy en día es interesante recuperar los objetos de merchandising que se vendieron a comienzos de los Ochenta, desde mecheros tipo Zippo, vasos, figuras, platos, camisetas… ¡el Naranjito vuelve a estar de moda!

 

Dejar respuesta