Drones-animales-disecados
dailymail.co.uk

¿Pueden ser los drones más bellos físicamente? ¿Se puede grabar desde el cielo sin esa apariencia de arma militar? Sí, se puede. Aunque el resultado no sabríamos cualificar si mejora o empeora el asunto. La cuestión es que el artista Bart Jansen y el ingeniero Arjen Beltman decidieron unir sus habilidades y su cuestionable buen gusto para crear drones con formas de animales disecados.

El bueno de Jansen abrió la veda cuando después del fallecimiento de su gato Orville, decidió darle una segunda vida como cámara de planos cenitales. Su gato disecado se convirtió en un drone, dando lugar al “Orvillecopter”. Una extraña manera de homenajear a la difunta mascota. Luego llegarían el “Ostrichcopter”, con un afable avestruz –primero en su especie en poder volar, aunque fuera muerto-, una rata que vio más mundo que Ratatouille y el “Sharkjet”, el primer tiburón que sale de su hábitat natural acuático para ejercer de drone.

Asimismo, el caso de la rata – o hámster gigante – tiene algo de sorprendente. Y es que Jansen y Beltman no construyeron el ejemplar por iniciativa propia esta vez. Sino que ayudaron a un niño de 13 años, al que se le había muerto la mascota por cáncer. Y quería hacerle un homenaje de altura como el que había recibido el gato Orville. De esta forma llegó el drone roedor y la alegría del chico al ver su mascota surcando los cielos.

Cabe decir que todos los animales usados en este alocado invento fueron disecados después de haber muerto de forma natural. Con lo que podemos usar aquella manida frase de “no se ha dañado a ningún animal en el desarrollo de este experimento”. En cualquier caso, nunca habríamos pensado que podría alguien unir la taxidermia con el RC, pero para eso esta la vida, para no dejar nunca de sorprendernos.

En todo caso, la iniciativa de Bart Jansen tuvo bastante repercusión en su día. Y parece que a este artista visual le gusta el riesgo y el ir un paso más allá. Para aquellos que hayan quedado fascinados con su trabajo, inventiva y capacidad para dejaros con la boca abierta, os recomendamos dar un paseo por su página web dónde podemos alguna muestra más de sus trabajos plásticos.

 

Autor: Òscar Villalibre

Dejar respuesta