Schuco, una de las marcas de miniaturas estáticas más prestigiosas y sin lugar a dudas con más historia, acaba de presentar su peculiar línea de coches teledirigidos. Más de uno se preguntará porqué la firma alemana se toma la molestia, a estas alturas, de lanzarse en el difícil mercado de los coches teledirigidos.

Pues, desde la tradición, lo hace incorporando un concepto de radiocontrol muy nuevo y en parte asimilable a lo que se ha venido haciendo con los camiones teledirigidos: nada de velocidad ni derrapadas sino fidelidad con las reacciones reales del coche. En este caso se trata de una miniatura de gran calidad en escala 1:18, con sus puertas practicables, motor, maletero… todo con un detallado exquisito y en línea con las creaciones más caras de la firma alemana.

Además aquí contamos con todas las luces funcionales, el ruido del motor y la bocina. El mando a distancia es bastante tradicional pero incluye los botones para activar las luces, los intermitentes o la bocina, además es multibanda y puede comandar hasta 4 diferentes vehículos de Schuco.

Los modelos disponibles en este momento son dos, un estupendo Porsche 356 gris y un Volkswagen Transporter T1, ambos en escala 1:18, lo que permite a los coleccionistas de esta escala poder reunir estas dos miniaturas con las otras sin que se note algún tipo de diferencia. Las carrocerías, de metal, son idénticas a las de los modelos estáticos así que el peso de cada coche es considerable y otorga a cada modelo un realismo impresionante. Unos objetos exclusivos con un precio también exclusivos, que triplica el precio normal de las miniaturas de Schuco en escala 1:18.

 

Dejar respuesta