La Honda CB 750 K1

La Honda CB 750 fue la primera dream bike de la época moderna. Cuando fue presentada, en 1969, supo conquistar el público y la crítica: nunca, hasta la fecha, se había comercializado una moto de 4 cilindros con un precio relativamente accesible y dotada de innumerables perlas tecnológicas. En Italia se podía adquirir una MV 600 4 cilindros, una moto anticuada, con transmisión por cardán y un precio altísimo.

La MV Agusta 600, primera 4 cilindros de serie (en la época moderna).

Las BMW eran motos de diseño más turístico y las inglesas eran de dos cilindros, aunque la Norton Commando destacase por su buen chasis y su aspecto deportivo.

La británica Norton Commando Fastback, un símbolo de elegancia.

Fue así que en 1969 la elección era relativamente fácil: la CB750 era la moto perfecta. Sin embargo los otros productores no tardaron en ponerse las pilas. En 1969 Kawasaki, fiel a su filosofía, lanzaba una adversaria temible pero con características muy distintas: la H1 Mach III era una 500 tricilíndrica con un potente motor de 2 tiempos.

En aquellos tiempos se trataba de una auténtica bestia: con una parte ciclo de mala calidad, la moto japonés impresionaba por sus aceleraciones y sus caballitos y por la escasa estabilidad a alta velocidad. Los frenos completaban un conjunto más propio de una 125 que de una 500.

La sensación era la de cabalgar un caballo de rodeo, aunque, cronómetro a la mano, la H1 hacía lo que podía. En 1971 llegó la Kawasaki 750 H2, una evolución de la H1 cuya potencia y prestaciones competían sólo con sus consumos de gasolina, algo a tener en cuenta considerando la inminente crisis petrolífera.

Suzuki también seguía la senda de las 2 tiempos, renovando la gama Titan, con motores bicilíndricos de dos tiempos. En aquellos tiempos Yamaha aún no disponía de motos de gran cilindrada. En Italia Ducati pudo ser una alternativa a partir de 1971, cuando presentó su primera bicilíndrica, dotada del famoso desmodrómico de 750cc.

El prototipo de la Ducati 750 GT, la “madre” de las ducatis modernas.

Italia iba a ser la cuna de las maxi motos de los Setenta, en abierta contraposición con los gigantes nipones. Moto Guzzi disponía de una bicilíndrica en V que con el paso del tiempo fue transformándose en su principal seña de identidad. Sin embargo la V7 no podía considerarse una deportiva al estilo de la Honda.

La imponente Moto Guzzi V7. Fue la moto de muchos cuerpos policiales.

 

Benelli estrenó en 1973 la Tornado 650, una bicilindrica de 4 tiempos que tuvo una buena acogida.

La Benelli Tornado 650S de 1973.

La alternativa más efectiva, en términos de prestaciones, fue sin dudas la Laverda 750S y su sucesora, la 750SF que, a partir de 1970 se impuso como la deportiva italiana de referencia.

La Laverda 750 SF de 1970. SF significaba Super Frenos.

Se tendrá que esperar hasta bien entrados los años 70 para que se defina una auténtica rival para la Honda CB 750. Pero esta ya es otra historia.

Si quieres tener en tu vitrina una pieza clave de la historia del motociclismo, puedes optar por nuestra maqueta de la Honda CB750, una maravilla en escala 1:4.

Luca Parretti

Dejar respuesta