Miniaturas motos AltayaLos coleccionables de motos han vivido buenas épocas en el pasado pero últimamente sufren la crisis del sector (o bien se podría decir de los sectores, ya que tanto las motos como los coleccionables viven una época difícil). Ya hablé en varias ocasiones de las colecciones que se realizaron en escala 1:24 y remarqué la buena calidad de algunas de ellas, sobre todo las primeras que se hicieron de motos clásicas. También recordé la colección de Valentino Rossi con sus pros y sus contras.

Desde luego la longevidad de Vale obligará a un replanteamiento de la colección de cara al futuro, siempre que se hagan nuevas ediciones… Sin embargo hay una colección que me gustó especialmente por escala, precio y sujetos. ¿Quién no recuerda la mítica y pionera colección de motos a escala 1:12 que Altaya lanzó hace ya unos años y que llegó a replicar en Francia e Italia?

Miniaturas motos Yamaha Altaya 1En aquel momento estaba concentrado en las motos y en mi escala favorita, la 1:9. A pesar de ello conservaba unas cuantas Tamiya y alguna Minichamps en 1:12. La llegada de “sangre fresca” en motos 1:12 (cabe recordar que entonces Hasegawa no había vuelto al ruedo y que los poquísimos transkits disponibles eran carísimos) despertó la atención de los coleccionistas.

Se trataba de una colección de 50 entregas y había para todos los gustos. Destacaba la gran presencia de modelos recientes, entre ellos varios Ducati Desmosedici, Yamaha YZR M1 y Honda RCV. Estos modelos no me llamaron mucho la atención ya que existía su homólogo Tamiya y varios juegos de calcas para poder realizar cualquier modelo de la época.

Miniaturas motos Yamaha Altaya 2Las auténticas perlas de la colección eran sin dudas las novedades absolutas, o mejor dicho, aquellas motos que no tenían ningún correspondiente hasta la fecha. Inútil decir que muchos se lanzaron a buscar los modelos más antiguos y las 250 más recientes. En concreto vale la pena repasar las que fueron los modelos más significativos: las Yamaha antiguas tienen cierto protagonismo y valen la pena la RD56 125 (¡una 124 de 4 cilindros y 2 tiempos!) y la YZR 500 de 1975, algo mejorable pero muy interesante.

Miniaturas motos Gilera AltayaEntre las antiguas destacan 2 Gilera, la campeona de 1950 y la versión de 1957 (campeona con Libero Liberati). La primera es interesante pero, a mi forma de ver, demasiado pequeña. La segunda también parece algo pequeña pero está muy bien lograda y su carenado es una maravilla.

También hay una Derbi (de esa hablé en otra entrada, en la que expliqué como mejorarla), una bonita 125 GP.

Miniaturas motos Derbi AltayaFinalmente me llamaron la atención las Aprilia 250, unas motos muy bonitas y que pedían ser comercializadas a gritos para reunirse con las modernas Tamiya de MotoGP.

 

Autor: Luca Parretti

Dejar respuesta