Honda es probablemente el constructor de motos más popular del planeta, pues su producción va desde las motos más utilitarias hasta los modelos más exclusivos, además de ser un protagonista fijo en el mundo de las competiciones. Su historia es antigua, pero la marca del ala dorada se hizo un nombre en Europa solo a final de los años Sesenta. La firma ha sido embajadora del motor de cuatro tiempos, solución que ha defendido con tozudez tanto en la producción de serie como en las carreras, esto sí, alienando también unas refinadas motorizaciones de dos tiempos gracias a las cuales seguía aumentando su gloria. La primera moto del deseo fue la Honda Dream, más conocida por estos lares como Honda CB750. Esta moto representaba un auténtico sueño para el público de 1967: su motor de cuatro cilindros era lo más parecido a una unidad de competición y sus prestaciones eran simplemente impresionantes para la época. Esta moto (que puedes construir gracias al kit de Model Space) fue la primera maxi-moto de la historia moderna. Por tanto, en este artículo que pretende reunir a las 5 Honda clásicas más interesantes (según mi juicio, claro está) esta es sin duda mi primera opción.

Honda VFR 750 R

La segunda más mítica es sin duda la VFR-750-R. Se trataba de una versión de calle de una moto construida para conseguir la homologación necesaria para participar a las carreras de resistencia. Este modelo incorporaba una evolución del motor V4 de la clase VF / VFR e introducía cotas (chasis y ruedas) modernas. Una auténtica joya de colección.

Honda NR 750

Este monstruo es algo único. Brevemente: pistones ovales, dos bielas y 8 válvulas por cilindro… relojes digitales proyectados en la cúpula (ahora diríamos “head up”)… todo con la base del conocido V4… con esta moto Loris Capirossi rodó en Nardó a más de 300 horarios…

Honda NS400

Honda odiaba los motores de 2 tiempos. Puesto eso, se vio obligada a desarrollar esta tecnología a regañadientes, con el fin de ganar en las carreras. De paso quiso hacerlo de forma original, con un interesante V3, una unidad que cosechó títulos y podios a comienzo de los ochenta por mano de ases como Freddie Spencer o Randy Mamola. La NS 400 era la versión callejera del NS500. La disposición de los cilindros era completamente diferente, pero el concepto se mantenía.

Honda VTR-1000 SP2

Con esta moto Valentino Rossi ganó las 8 Horas de Suzuka. Se trataba de una moto muy esbelta y dotada de un potente motor V2 de 1000 cc. Una especie de Ducati nipona, pero con el ADN de la antigua VFR/RVF. Tuvo cierta difusión y sus precios están en mínimos, una gran inversión para el futuro.

Luca Parretti

Dejar respuesta