Jonathan Brand siempre quiso una moto. Pero a veces no se puede conseguir todo en la vida, por lo que el artista de Nueva York hizo algo mejor, crear su propio moto mediante impresión 3D. Una réplica de 20 kilogramos de plástico de la Honda CB500.

Honda-CB500-impresión-3dBrand comenzó el proyecto hace dos años, cuando la Ultimaker todavía era la impresora 3D más rápida con el mayor volumen de construcción. Diseñó todo en CAD y luego lo dividió en pequeñas capas milimétricas que la impresora pudiera entender.

Crear cada pieza tomó entre 4 y 24 horas de tiempo, y Brand las unió con pegamento y plástico líquido para conservar su transparencia. Todo estaba numerado para hacer más fácil el ensamblaje, y aunque no podría sostener siquiera el peso de un ratón sentado en su asiento antes de romperse, las ruedas giran y el manillar funciona a la perfección. Una nueva muestra del poder que la creatividad adquiere con la llegada de las impresoras en tres dimensiones.

Honda-CB500-detalle-impresión-3dFuente: jalopnik.com

Dejar respuesta