shockwave-dragster-3

36.000 CV de potencia y dos turbinas de avión dan como resultado el camión dragster más rápido del mundo. ¡Descubre al Shockwave Dragster!

Antes de empezar, pondremos las cartas sobre la mesa: hablamos de un vehículo de competición perteneciente a los dragster, esa categoría donde los chasis irrompibles y los neumáticos gigantes se unen con turbinas de aviones y otros inventos para generar los vehículos más rápidos sobre la Tierra.

De estas alocadas y fascinantes ideas surge el Shockwave, uno de los camiones más rápidos del mundo. Su conductor es Neal Darnell, quien sobre una cabina de Peterbilt de 1985 (más americano imposible) ha construido un chasis con dos turbinas a reacción Pratt & Whitney J34-48 alimentadas por queroseno. También es curioso saber que dos paracaídas militares son la única ayuda que tiene el vehículo para frenar su carrera.

shockwave-dragster¿Queréis datos, verdad? Su velocidad máxima es de 605 km/h, su potencia estimada ronda los 36.000 CV en el momento de máximo empuje y recorre el cuarto de milla en 6,63 segundos, una auténtica barbaridad. Esto significa que su potencia es equiparable a la de un jet de pasajeros, solo que no está pensado más que para seguir siempre en contacto con el suelo.

Lógicamente, semejante potencia debe ser administrada con maestría, pues ni la aerodinámica ni los neumáticos del dragster puede aguantar la presión más allá de unos pocos segundos. La seguridad es vital en esta categoría, pues esta bola de fuego tiene un peligro potencial inmenso. De hecho, Neal Darnell es muy cauteloso con este tema y cualquier piloto que se ponga al volante de su creación debe tener experiencia en pilotaje de aviones. Sin duda, “la potencia sin control no sirve de nada”.

shockwave-dragster-9Pero como seguro que muchos podréis comprobar, un automóvil no tiene por qué generar fuego a los niveles del Shockwave únicamente por usar turbinas. Aquí viene el truco, pues cuenta con un sistema de combustible diésel auxiliar cuya única función es arder y generar las llamas que, para qué engañarnos, son las que atrapan al público.

Tras todas estas explicaciones, únicamente nos queda ver al vehículo en acción y empezar a fascinarnos… no será el vehículo más ecológico, pero sin duda sí uno de los más espectaculares. ¡Larga vida al Tío Sam!

Fuente: diariomotor.com

Dejar respuesta