Carro M7 Priest PlantaEl ejército de los Estados Unidos de América contaba con varios modelos de cañones de artillería a principios de los años cuarenta, aunque ninguno de ellos era autopropulsado. Los estrategas militares se fijaron atentamente en el importante papel que estaba desempeñando la artillería autopropulsada en los campos de batalla europeos en el transcurso de los primeros enfrentamientos de la Segunda Guerra Mundial.

Ante dicha evidencia, se decidió contar con este tipo de armamento. Aunque ya se había experimentado con vehículos semioruga que montaban una pieza de 105 mm, los resultados no habían estado a la altura de lo esperado. De esta forma, establecieron los requerimientos para un cañón autopropulsado. El nuevo vehículo debía contar con una excelente movilidad y capacidad de maniobra campo a través, todo ello con el objetivo de proporcionar apoyo de fuego a la infantería y servir también como artillería de campo para suministrar fuego indirecto. Asimismo, se debía fabricar a partir de componentes que ya estuviesen desarrollados y probados con el fin de mantener a raya los costos de producción.

Con esos parámetros, los diseñadores se pusieron manos a la obra. Se eligió el chasis del carro de combate medio M3 “Lee” por su disponibilidad y por la capacidad para desplazarse campo a través por los distintos tipos de terreno con los que previsiblemente se iba a encontrar en el continente europeo. Por su parte, la superestructura se rediseñó por completo para poder alojar un cañón M1A2 de 105 mm y la tripulación.

Pronto se fabricaron los primeros prototipos, designados con el código T32. Contaban con una planta motriz formada por un único motor radial R975 C1 de la firma Continental de 9 cilindros con  una potencia de 15.947 cm3 y 350 CV. Su blindaje era de 51mm en la zona más gruesa. La suspensión del tren de rodaje constaba de un sistema de muelles verticales. Para que los tripulantes pudiesen defenderse en caso de un ataque por parte de la infantería enemiga, se instaló una ametralladora M2 de calibre .50 sobre una cúpula elevada en el lado derecho de la superestructura abierta.

Tras una serie de pruebas en el campo de pruebas de Aberdeen, se dio el visto bueno para la producción en serie en febrero de 1942. El vehículo recibió la designación definitiva de M7 105mm Howitzer Motor Carriage. Dos meses más tarde comenzó la producción, que corrió a cargo de la American Locomotive Company (ALCO), que firmó un contrato para fabricar 2.814 unidades.

El bautismo de fuego del M7 Priest tuvo lugar en las arenas norteafricanas. Se entregaron 90 unidades a los británicos como parte del tratado de crédito y arriendo, siendo utilizados por el 8º Ejército que se encontraba en ese momento combatiendo a las tropas del Eje. Fueron los ingleses los que bautizaron el vehículo como “Priest” o “cura” debido a que la cúpula donde se alojaba la ametralladora tenía forma de púlpito. El blindado mostró su eficacia durante la segunda batalla del Alamein contra las tropas del Afrika Korps del general Rommel, que tuvo lugar entre el 23 de octubre y el 5 de noviembre de 1942. El único punto negativo se produjo por los problemas de logística derivados de la munición de 105 mm para el cañón M1A2, muy diferente a la que utilizaba el ejército británico.

El M7 sufrió una serie de mejoras durante su producción, algunas de ellas hechas en los talleres de campo. La mayoría se efectuaron tras la experiencia en combate, como el aumento de la capacidad para almacenar munición, que pasó de 24 a 69 proyectiles con la incorporación de nuevos emplazamientos en los laterales y el suelo del vehículo. Asimismo se añadieron planchas adicionales de blindaje en los paneles laterales para proteger la munición. Otras mejoras se efectuaron para acelerar o unificar el proceso de producción, añadiendo componentes más modernos. Este fue el caso del cambio del chasis del M3 “Lee” por el del M4 “Sherman” en marzo de 1943. A este vehículo se le denominó M7B1.

En total se fabricaron unas 4.500 unidades del “Priest” en todas sus variantes. Su eficacia y fiabilidad quedó más que demostrada en los campos de batalla del norte de áfrica, Europa y el Pacifico.

Carro M7 Priest PerfilLa unidad

El vehículo que acompaña al artículo pertenece a la Segunda División Acorazada del ejército de los EE.UU. Esta unidad se creó en julio de 1940 en el Fuerte Benning, Georgia. Uno de los instructores fue el entonces coronel George Patton, que más tarde ocupó el puesto de comandante de la división. La historia operativa comienza en el norte de África, donde la división participó junto con la 1ª División acorazada en los desembarcos de Casablanca el 8 de noviembre de 1942 formando parte de las fuerzas estadounidenses de la Operación “Torch”. El 10 de julio de 1943 desembarcó en Sicilia como apoyo de la 1ª División de Infantería en la localidad de Gela. Días después participó en los desembarcos de Licata junto a la 3ª División de Infantería, y combatió en la isla hasta la toma de Palermo y la victoria sobre las tropas enemigas.

La 2ª División desembarcó el 9 de junio de 1944 en las costas de Normandía, combatiendo en la península de Cotentin y más tarde en el flanco derecho del ataque durante la Operación “Cobra”. Tras luchar a través de Francia y Bélgica, la división se encontraba a orillas del río Roer cuando comenzó la ofensiva alemana de las Ardenas el 16 de diciembre de 1944. Durante la batalla tuvo una destacada actuación, conteniendo el avance del 5º Ejército Panzer alemán en el este de Bélgica. Tras anular la ofensiva enemiga, la división siguió avanzando hacia Alemania, cruzando el Rín el 27 de marzo  y alcanzando las orillas del río Elba el 20 de abril de 1945, donde recibió la orden de detenerse hasta nueva orden.

Se puede adquirir una reproducción a escala 1:72 del Obús autopropulsado de 105 mm M7 PRIEST a través de la colección Blindados de Combate.

 

Autor: Gustavo Cano

Dejar respuesta