El culto a la fuerza, a la agresividad y a la velocidad son tres de las premisas generales que conforman el paraguas general de una serie de modas que se iniciaron en Estados Unidos a principios de los años 50.

Los Muscle Car y los Hot Rod son dos mitos fundamentados especialmente en la marca Harley-Davidson que representan la pasión estadounidense por la velocidad. Ambos movimientos, surgidos como reivindicación de la libertad y como símbolo de rebeldía, se materializaron en el mundo del motor, dándole un nuevo sentido mucho más alejado de la primera función de un vehículo: la de transportar.

hot rod
classictrucks.com

Tanto los  Muscle Car como los Hot Rod son dos tendencias que van en consonancia con la genuina necesidad de concebir obras de arte, productos originales, fuertes y veloces para llevarlos a competiciones y lucirlos. No obstante, entre ambos movimientos hay algunas diferencias destacables.

Los Muscle Cars, buscan potenciar la velocidad hasta niveles extremos, utilizando motores de V8 turbocompresores para acelerar salvajemente. Las líneas de esta tendencia son tensas, volumétricas y escultóricas, tómese como ejemplo el Chevrolet Impala SS, un Muscle Car soberbio pero de concepción clásica, con un motor V8 de 325 CV y una caja de cambio manual de cuatro velocidades.

hot rod muscle clars
pictures.topspeed.com

Los músculos, como el propio nombre indica, son el símil de la estética muscle car. Un mito histórico que también se traslada al mundo del ciclomotor V-Rod Muscle, con motores V-twin.

Aunque Hot Rod también hace eco a la rebeldía y a la fuerza, mediante vehículos con potencia aumentada, reducidos de peso y con la suspensión mejorada, es un movimiento anterior, de hecho, toma fuerza a partir de los 40, surgido en California e impulsado por clases menos pudientes, que al no poder disponer de vehículos caros, desarrollaban un tipo de inteligencia creativa: la inteligencia impulsora del espíritu custom.

En efecto, los Hot Rod se caracterizaban por tener looks más personalizados que los Muscle Car, que con el movimiento Fordista, recién nacido, empezaron a producirse en masa por los grandes fabricantes. Los Hot Rod, en cambio, se construían y proliferaban en talleres, participando en menor medida en el movimiento comercial y automatizado de entonces, marcado por el nuevo concepto de producción sistemático y avanzado.

hot rod harley davidson
www.harley-davidson.com

Para los amantes del coleccionismo, una de las colecciones más interesantes que edita Altaya trata sobre las miniaturas de motos Harley-Davidson a escala 1:24, una colección que permite conocer todos los detalles de los modelos míticos de la marca.

Dejar respuesta