Pertenecientes a la serie dedicada a los vehículos que componen la colección del Museo Mullin, la firma Minichamps cuenta en su catálogo con tres referencias de la mítica marca española realizadas en resina y con acabados de gran calidad

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 4El hecho de que la legendaria firma de automóviles española Hispano-Suiza acabase en manos francesas en los últimos y convulsos años de su trayectoria ha beneficiado que los coleccionistas de réplicas a escala dispongan prácticamente desde siempre de reproducciones a escala de este fabricante, por el contrario a lo que ha ocurrido con otras marcas españolas de vehículos de gran lujo, como es el caso de Pegaso, que poco a poco van apareciendo más miniaturas, o de Elizalde, firma prácticamente desconocida para la inmensa mayorías de españoles pero que en su día fue vanguardia en la fabricación de autos de lujo, de la que directamente no existen modelos a escala.

Minichamps, uno de los fabricantes de miniaturas más populares entre los coleccionistas de todo el mundo, dispone en su catálogo de tres interesantes referencias en escala 1/43 de la firma Hispano-Suiza que vamos a pasar a reseñar. Las tres están fabricadas en resina y se incluyen en una serie especial dedicada a los automóviles del Museo Mullin de California.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 3Con la numeración 437091020 figura la primera referencia a reseñar. Se trata de la réplica de un automóvil especialmente singular, el H6C Xenia Dubonnet de 1938. Como su propio nombre indica, el coche en cuestión fue propiedad del millonario francés André Dubonnet, magnate del cognac y de los aperitivos. Dubonnet era un conocido ‘Hispanista’ y fue propietario de diversos modelos de la marca española, algunos de ellos completamente exclusivos, como el Nieuport Tulipwood Torpedo con carrocería de madera.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 7En 1937 Dubonnet decidió construir un Hispano-Suiza a su medida. Sobre un chasis H6C con motor de 8.000 cc y 160 cv encargó al carrocero especialista Saoutchik el diseño y la construcción de una carrocería claramente inspirada en la aviación, la otra gran pasión del ‘tycoon’ francés. El resultado fue un automóvil cuyo aspecto se adelantaba a los tiempos con las aletas y los faros delanteros integrados en la carrocería, con tres plazas y un original sistema de apertura de puertas pivotantes hacia detrás. El auto fue bautizado Xenia en honor a la primera mujer de Dubonnet.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 8Hoy día es una de las grandes estrellas del Museo del coleccionista Peter Mullin de Oxnar, California. La miniatura está realizada en resina y cuenta con un alto nivel de calidad, más en la línea de marcas como GLM, Matrix o Esval Models que en los tradicionales Minichamps fabricados en diecast.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 12La siguiente referencia tiene la numeración 437110900 y es sin duda el modelo más interesante de los tres desde el punto de vista del coleccionista español, pues se trata de un Hispano-Suiza de los fabricados en Barcelona, contrariamente a los otros dos, que son dos modelos de los fabricados en la factoría de Bois-Colombes de París. Se trata del modelo 45CR Tipo ‘Alfonso XIII’ Voiturette 15-45 cv. Se cuenta que la profesionalidad del comercial de Hispano-Suiza Francisco Abadal fue crucial en la expansión de la marca.

Al año de comenzar su actividad, Abadal mostró un modelo 20 cv nada más y nada menos que al Rey Alfonso XIII, sabedor Adabal de la gran pasión del monarca por el automovilismo. El Borbón quedó tan fascinado por la calidad de fabricación de los Hispano-Suiza que en lo sucesivo cada año añadía algún vehículo de la firma a su flota.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 6Incluso llegó a ser comercial oficioso de la compañía y a posteriori, también accionista. En una ocasión sostuvo un encuentro con el director técnico de la casa, el suizo Marc Birkigt, al que le propuso la construcción en serie de un vehículo basado en los coches de competición pero apto para su manejo en carretera y ciudad. Birkigt valoró la idea y de esta forma nació el 45CR, al que se le bautizó como Tipo ‘Alfonso XIII’ en honor del monarca español, de una u otra manera autor intelectual de la idea del coche. Con una construcción sólida y precisa, el ligero automóvil lograba superar los 120Km/H en aquellos tiempos gracias a su peso y a la potencia de su motor de cuatro cilindros y 3,6 litros de cilindrada.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 5La miniatura se corresponde con el chasis 814 adquirido originalmente por el deportista francés Albert Roulinat en 1911. Tras varios propietarios españoles entre los que destaca el prestigioso historiador del automóvil Emilio Polo, fue adquirido por Peter Mullin para su Museo. Como miniatura es sin duda la más interesante de las tres, pues es de una reproducción minuciosa y exquisita, siendo lo más llamativo de la misma lo bien que se le ha realizado la pátina del paso del tiempo. Hasta ahora no se había reproducido en escala 1/43 un ‘Alfonso XIII’ con semejante nivel de calidad.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 10La tercera referencia Hispano-Suiza de Minichamps es el número 437091030, un elegante J12 con carrocería Cabriolet Vanvooren. El J12 es el último automóvil fabricado por Hispano Suiza además de ser el más ambicioso. Estos vehículos sólo se construyeron en Francia dada la complicada situación que la marca vivía en España debido a la política hostil hacia el empresariado que llevó a cabo el Gobierno de la II República Española, además de la delicada situación social de la España de entonces, salpicada de constantes huelgas de trabajadores.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 2El J12 fue un proyecto llevado a cabo en exclusiva por el director técnico de la firma, Marc Birkigt, en París y su objetivo era la producción de un automóvil de gran clase que pudiera competir con la dura competencia de marcas como Stutz, Duesenberg, Maybach, Bugatti o Rolls Royce en uno de los periodos dorados del automovilismo, los años 30. El J12 montaba un motor de 12 cilindros en V derivado de los que construía Hispano-Suiza para la aviación. Los más prestigiosos carroceros de su tiempo vistieron con la mayor elegancia y opulencia su chasis.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 1La miniatura representa a un elegante cabriolet con carrocería de la empresa Vanvooren, una compañía que mantuvo una estrecha relación con Hispano-Suiza pues ambas sedes se encontraban a unos cientos de metros. Vanvooren carrozó los dos tercios de la producción de la Hispano-Suiza francesa entre los años 1932 y 1939. En un principio lució una carrocería limousine de Fernández & Darrin. Tras pasar casi toda su existencia en los Estados Unidos, es propiedad de Peter Mullin desde 1992. Al igual que en los casos anteriores estamos ante una miniatura con un acabado de gran calidad. Llama la atención la gran cantidad de detalles reproducidos tanto en el interior como en el exterior, sirviendo como ejemplo la mascota de la cigüeña de Georges Guynemer.

Miniaturas Minichamps Hispano Suiza 9Los tres modelos reseñados están disponibles en el mercado y pueden encontrarse con relativa facilidad pese a que en la web de Minichamps alguno ya a aparece como “sold out”. Como es habitual en Minichamps, todos son tiradas limitadas. ¿Os haréis con un pedazo de historia del automóvil español?

 

Autor: Keko Romero

Dejar respuesta