Hay diversos tipos de pegamento que podemos usar en modelismo para pegar nuestras maquetas. El uso de cada uno de ellos depende de la utilidad que le queramos dar. La aplicación suele ser sencilla. La mayoría incluyen una pequeña brocha en el tapón, o bien una cánula para llegar a zonas de difícil acceso.

Para pegar las piezas de plástico necesitaremos un pegamento para poliestireno, siendo preferible que sea de tipo líquido. La mejor propiedad de este tipo de pegamento es que funde el plástico, así que la unión será realmente resistente. También es importante no abusar con la cantidad de pegamento por razones obvias.

Pegamentos
El pegamento para plástico se comercializa en formatos muy diversos.

Dentro de este mismo tipo de pegamento existe además el extra líquido, que actúa por capilaridad. La capilaridad consiste en mantener juntas las piezas a unir y depositar una gota de pegamento en la unión. Automáticamente veremos cómo el pegamento fluye él solo a lo largo de toda la junta. Particularmente prefiero este método porque es mucho más limpio y controlable, y evitamos manchas inesperadas de pegamento en las piezas que pueden ser bastante complicadas de eliminar.

Otro pegamento muy común en modelismo es el cianocrilato. Es un pegamento instantáneo que permite uniones fuertes (aunque quebradizas) en cuestión de segundos. Hay que manipularlo con cuidado porque pega todo lo que toca, especialmente la piel humana (para lo que, por otra parte fue diseñado en un origen). Lo mejor es utilizar un aplicador (un palillo de dientes nos vale) para controlar la cantidad y evitar accidentes.

Cianocrilato
Normal, en gel, acelerantes, retardantes… las posibilidades del cianocrilato son muchas.

Y finalmente otro pegamento al que le daremos buen uso será la cola blanca. Muchas veces nos encontraremos con piezas transparentes en nuestras maquetas, y al principio a todos nos ha pasado que al intentar pegarlas con los pegamentos convencionales hemos descubierto que “misteriosamente” nuestra impoluta pieza transparente adquiría un tono opaco-blanquecino al contacto con el pegamento. Esto es porque los vapores de los pegamentos mencionados más arriba atacan al plástico transparente. Para evitarlo necesitamos un pegamento inocuo como la cola blanca (o alguno de sus sustitutos comercializados por diversas marcas).

 

Autor: Daniel Martinez

Dejar respuesta