F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 7La Fórmula 1 es cada día que pasa un poco más Gran Circo: los restaurantes con precios desorbitados, los brindis con champagne a pie de pista y las celebrities rondando los boxes de los equipos son imágenes cada vez más habituales, en detrimento del espectáculo deportivo, que debería primar por encima de todo.

Lo divertido empieza cuando ambos mundos se fusionan y nos dan situaciones tan curiosas como la que se vivió en el Gran Premio de Mónaco del año 2004. En aquel momento se estrenaba en cines la película Ocean’s Twelve, un film con un enorme reparto de estrellas que no se quisieron perder la oportunidad de visitar el Principado para degustar un poco del glamour que acompaña a la F1.

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 11La visita de personalidades de la talla de George Clooney, Brad Pitt o Matt Damon se enmarcaba en el acuerdo de promoción de la película que Warner Bros firmó con la escudería Jaguar (actualmente Red Bull). Así, los preciosos Jaguar R5 pilotados por Mark Webber y Christian Klien fueron decorados para la ocasión con partes de sus vehículos pintadas en el color rojo de la película.

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 2Pero no olvidemos que Ocean’s Twelve trata de fortunas y grandes robos, así que para dar algo más de énfasis a este aspecto, la compañía tuvo una “brillante” idea de marketing: colocar en el frontal de ambos vehículos un diamante real, valorados en… ¡300.000 dólares cada uno!

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 1Según se explica, estos diamantes fueron cedidos por la firma israelita Steinmetz y, sin poder saber demasiados datos del contrato, se comenta que ninguna compañía quiso asegurar dichos diamantes.

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 13Aún con este pequeño imprevisto, lo cierto es que la promoción fue como un tiro: los Jaguar R5 fueron las estrellas de aquel fin de semana de carreras y todos los medios se hacían eco de unas presentaciones cargadas de lujo y ostentosidad.

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 3Pero claro, llegamos al momento delicado… tenemos a dos coches de carreras, rodeados por otros 20 vehículos, teniendo que rodar durante más de 60 vueltas alrededor de un circuito urbano, el circuito más difícil del mundial y plagado de trampas. ¿Qué podría salir mal?

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 8Bien, ya lo veis en la imagen. Christian Klien no pasó de la primera vuelta de carrera y su coche se vio estrellado contra el muro de neumáticos de la mítica curva de Loews. Y lo inevitable ocurrió…

En los instantes que van desde que el piloto se baja, los comisarios acceden a retirar el coche de la pista, llega la grúa y los fotógrafos se aproximan al coche a tomar instantáneas… algo ocurrió, pero el diamante de 300.000 dólares desapareció.

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 6Otra parte que añade más drama a la historia es que, debido a los estrictos controles que exige la organización de Mónaco durante los días de competición, el equipo Jaguar no fue autorizado a acceder al lugar para buscar el diamante hasta dos horas después de la carrera. No es necesario revelar que para entonces la piedra preciosa se había evaporada de la faz de la tierra, ¿verdad?

El propio Nav Sidhu, portavoz de la escudería, comentaba que “cuando el incidente ocurrió posiblemente debía estar preocupado por el coche o por el piloto. Pero tengo que admitir que en aquel momento sólo pensaba en que alguien encontrase el diamante“.

Formula One Monaco Grand PrixA partir de aquí todo son especulaciones y leyendas urbanas sobre lo que ocurrió con el diamante del Jaguar. Es en cierta parte lógico que para cuando el monoplaza llegó a los boxes del equipo el diamante ya no estuviera en el morro del coche, pero nadie sabe en qué momento desapareció. Es cierto que el coche impactó contra los neumáticos, pero el golpe no debió ser suficiente como para hacer caer la piedra.

Así, Jaguar abandonó el circuito habiendo sido protagonista del GP, y prometiéndose que no se volvería a implicar en campañas de marketing similares…

F1 Monaco 2004 Jaguar Diamante 9¿Qué pensáis que debió ocurrir con el diamante de aquel Jaguar?

Dejar respuesta