24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 15Seguro que has leído muchas historias relacionadas con alocados proyectos para competir en carreras de coches. Pero pocas pueden tener la épica del Spirit of LeMons, un equipo que decidió participar en un evento low-cost convirtiendo un monovolumen en… ¡una avioneta de carreras!

Las 24 Hours of LeMons son una serie de carreras de resistencia amateur que se celebran en Estados Unidos y Australia y que tienen una premisa clara: los coches no pueden costar más de 500 dólares.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 7Los fascinantes proyectos que se generan para correr en esta prueba darían para muchos artículos, pues imaginad decenas de automóviles cada uno con una historia tan particular como la protagonista del artículo de hoy. En nuestro caso hablamos simple y llanamente de una avioneta Cessna 310 de 1956 reconvertida en un automóvil de carreras. ¿Cómo lo hicieron? Las respuestas, a continuación.

El equipo Spirit of LeMons (en clara referencia al Spirit of Saint Louis, primera aeronave en cruzar el Atlántico desde Nueva York a París en 1927) explica que la inspiración para ponerse manos a la obra fue descubrir que en años anteriores había participado en LeMons un Toyota MR-2 con motor de avión de los años 40. ¿Qué ocurriría entonces si el proceso se hiciera a la inversa?

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 5Tras buscar los mercados de ocasión de aviones abandonados acabaron topando con una avioneta Cessna de 1956 que no había volado desde 1973 y que no contenía motores ni cola. Esta elección les pareció perfecta, pues para mantenerse en el coste máximo de 500 dólares vendieron las piezas que no necesitaban, así como el aluminio sobrante del chasis del avión.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 3Destripada la Cessna, tocaba encontrar un chasis de coche donante al que añadir el fuselaje de la avioneta. Una monovolumen Toyota Van tenía las características perfectas y dado su bajo precio en el mercado, se convirtió en el modelo elegido.

Aquí llegó la faena más difícil de todo el proyecto, pues hubo que dedicar una infinidad de horas de cortar y soldar para eliminar la carrocería del monovolumen e incorporar en su lugar los más de 5 metros de fuselaje de la avioneta.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 4Y por supuesto, intentando no tocar ni dañar una sola pieza mecánica del Toyota.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 2Mientras tanto, la Cessna recibía un lavado de cara, perdía sus alas pero mantenía su cockpit.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 6Precisamente el cockpit fue otra de las grandes batallas para llevar a cabo la transformación. La idea de mantener todos los (inútiles) comandos de vuelo y de adaptar el salpicadero del Toyota se convirtió en todo un infierno para estos manitas, que tuvieron que usar todo su ingenio para adaptar la dirección, el cambio de marchas y otros elementos en el cockpit de la Cessna biplaza. Dos baterías de coche en serie servirían para iluminar el panel.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 1Llegados a este punto el Toyota no era más que una plataforma con ruedas, a la que se tuvo que ser muy meticuloso para construir a su alrededor toda la estructura tubular, la jaula antivuelco, elemento necesario para poder participar en LeMons.

Los trabajos tuvieron que seguir para estrechar el chasis del Toyota y adaptarlo así a las medidas de la avioneta, hasta que por fin ambas partes se pudieron unir por primera vez.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 8¡Menudo aspecto! Como vemos, se diseñó una cola de aluminio específica y así cumplir con la estética de un avión.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 10Se añadieron al conjunto unas falsas turbinas (que actuaban como cubreruedas traseras) y unas pequeñas aletas laterales para esconder las ruedas delanteras.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 18Como vemos, el interior ya era plenamente operativo dentro de un habitáculo de avioneta.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 14Y como no podía ser de otra manera en un proyecto tan espectacular, los chicos del equipo aún dedicaron las últimas horas antes del debut en pista para pulir todo el fuselaje y que luciera mejor que en su primer vuelo hace más de 50 años.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 9Así, tras más de 6 meses de trabajo frenético, el Spirit of LeMons aterrizó en su primera carrera como coche reconvertido.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 13Y lo hizo con todos los miembros del equipo vestidos para la ocasión, dando como resultado una apariencia única.

Pocos, muy pocos confiaban en este proyecto, pero la realidad es que la Cessna pasó todas las inspecciones y pudo empezar a rodar en circuito, rodeada de coches, digamos, más “normales”.

Y más aún, esta compleja máquina apenas tuvo pequeños problemas de sobrecalentamiento y pudo completar el fin de semana de carreras en el 65º puesto de los 84 participantes, dándose el lujo de adelantar algunos coches más lentos que ella en pista.

24 Horas LeMons Avioneta Cessna Toyota 17¿Os atreveríais a llevar a cabo un proyecto tan disparatado como el del Cessnacar?

Fuente: caranddriver.com

 

Autor: Sergi Blasco

Dejar respuesta