Carro M10 Wolverine PerfilTras los primeros enfrentamientos en el norte de África entre fuerzas acorazadas estadounidenses y el Afrika Korps, los carros de combate M4 “Sherman” habían quedado en evidencia frente a las más modernas versiones de los carros Pz.Kpfw. III y IV con las que los alemanes contaban tras su experiencia en el frente del este. Asimismo, los Sherman en manos de los británicos tampoco habían quedado bien parados contra los primeros “Tiger” desplegados por los alemanes en ese mismo teatro de operaciones.

El análisis de estos enfrentamientos tuvo como consecuencia un cambio en la doctrina blindada estadounidense, que vio la necesidad de dotar a las unidades acorazadas con un nuevo vehículo (un cazacarros) mucho más especializado para reforzar y fortalecer las formaciones de blindados, lo que permitiría a los carros de combate servir de apoyo a la infantería, mientras que las unidades de vehículos cazacarros se dedicarían exclusivamente a destruir las formaciones carros enemigos que amenazasen dichos avances. La búsqueda del nuevo vehículo comenzó en 1942.

Para que fuese efectivo, el vehículo debía estar dotado de una movilidad superior a la de sus rivales y contar con un armamento principal capaz de penetrar el blindaje de aquellos. El proceso de diseño corrió a cargo de la Fisher Body Company. Como en otras instancias, se echó mano del chasis del M4A2 “Sherman”, un diseño de probada versatilidad que se encontraba en plena producción. La superestructura se rediseñó por completo, destacando la incorporación de una torreta inclinada, lo que le proporcionaba un perfil más bajo y a la vez aumentaba la protección balística, compensando de alguna manera el escaso grosor de la coraza necesario para proporcionar un menor peso total y por lo tanto mayor movilidad.

El concepto de torreta abierta que podía girar 360 grados permitía a la tripulación operar el cañón de manera más efectiva y rápida debido al mayor espacio para maniobrar, además de tener una visión más clara del campo de batalla. Todo ello con el subsiguiente ahorro de peso del vehículo. La única posición protegida era la del conductor, mientras que los demás tripulantes quedaban expuestos peligrosamente al fuego enemigo.

El armamento principal consistía en un cañón M7 de 76,2 mm, que en versiones posteriores fue sustituido por uno de 76 mm para aumentar su capacidad de penetración en el blindaje de los carros enemigos, sobre todo de los “Panther” y “Tiger”. Contaba con una capacidad de almacenaje de 54 proyectiles. Por lo que respecta al armamento secundario, se instaló una ametralladora M2HB de calibre .50 (12,70 mm), una solución adoptada para la mayoría de los vehículos de artillería autopropulsada debido a que los permitía defenderse de ataques de infantería enemiga, vehículos ligeros e incluso aviones enemigos en vuelo bajo.

El M10, apoderado “Wolverine”, fue muy efectivo; sus tripulaciones pronto aprendieron a aprovechar su alta maniobrabilidad y su torreta móvil para atacar por los flancos a los carros de combate enemigos, donde su blindaje era menor. Durante la batalla de Normandía, los aliados imitaron las tácticas de emboscada alemanas y escondían sus propios M10 ente los setos, desde los cuales atacaban a los blindados enemigos de manera rápida maniobrando sus torretas móviles. Al ser el primero de su generación, el M10 no tardó mucho en quedar en evidencia frente a los más potentes carros alemanes “Tiger” y “Panther.  Así, fue quedando poco a poco relegado a misiones de segunda línea, ocupando los más modernos M36 “Jackson” y M18 “hellcat” su lugar como vehículo en la primera línea de combate.

Una de las actuaciones más famosas de este cazacarros tuvo lugar durante la batalla de la bolsa de Colmar en 1944. El soldado más condecorado del ejército de los EE.UU., Audie Murphy, recibió una Medalla de Honor, la más alta condecoración estadounidense al valor, por su actuación en esta batalla. Murphy se encaramó a un M10 inmovilizado y comenzó a disparar con la ametralladora M2 HB contra unos 250 soldados alemanes pertenecientes a la 2ª División de Montaña que avanzaban directamente hacia su posición con el apoyo de carros de combate, amenazando al cuartel general del regimiento, que se encontraba casi un kilómetro más atrás. Su heroica actuación en solitario logró hacer retroceder a los atacantes.

Carro M10 Wolverine PlantaLa unidad

El M10 que acompaña a este artículo pertenece al 894º Batallón cazacarros del ejército de los EE.UU. En diciembre de 1941 el ejército decidió re-numerar los batallones de cazacarros. Así, el día 15 de ese mes el 94º pasó a denominarse 894º Batallón Cazacarros. El bautismo de fuego de la unidad tuvo lugar el 20 de febrero de 1943 en el transcurso de la batalla del paso de Kasserine, en Túnez. El batallón siguió avanzando por suelo tunecino y sirvió como unidad de apoyo a la infantería en la toma de la ciudad de Bizerta, que supuso el fin de los enfrentamientos en el norte de África. Más tarde participó en la invasión de Italia.

El 25 de enero de 1944 se le transfirió a la cabeza de playa de Anzio, donde sirvió como apoyo a las tropas británicas que luchaban en esa zona, donde sufrió duros combates contra las fuerzas alemanas.El 894º fue uno de los batallones que tomaron Roma el 5 de junio de 1944. En septiembre de ese año atravesó el río Arno, ocupando la ciudad de Génova el 27 de abril de 1945, donde se encontraba cuando se anunció el fin de la guerra en Europa.

Se puede adquirir una reproducción a escala 1:72 del M10 Wolverine a través de la colección Blindados de Combate.

 

Autor: Gustavo Cano

Dejar respuesta