Carro SU 122 FrontalEl Samokhodnaya Ustanovka 122 (más conocido por las siglas SU-122) fue un poderoso cañón autopropulsado soviético montado sobre el casco del carro de combate T-34. Su fabricación tuvo lugar tras comprobar la efectividad del cañón de asalto Sturmgeschütz alemán en los primeros enfrentamientos con los blindados de la URSS.

Cuando los soviéticos se enfrentaron por primera vez a los Sturmgeschütz alemanes, entendieron rápidamente que un vehículo de esas características cumpliría las funciones de un cañón de artillería y eventualmente de cazacarros con un coste de fabricación mucho menor y un ritmo de producción mucho mayor que el de un carro de combate. De esa forma, en 1942 el Alto Mando dio la orden para el diseño de un prototipo en la fábrica de Uralmashzavod Uralsky (UZTM). Antes incluso de comenzar la producción, se tomaron algunas unidades de Sturmgeschütz III capturadas a los alemanes, adaptándoles un cañón de 122 milímetros. A pesar su efectividad finalmente se desechó la opción de utilizar vehículos capturados y se comenzó a diseñar una versión propia.

La opción más obvia era la de utilizar el chasis de T-34, al que los ingenieros montaron un cañón de 76mm. Este vehículo se denominó U-34. Tras realizar varias pruebas durante el invierno de 1942 y a pesar de los innumerables fallos, comenzó la producción en serie, aunque en cantidades limitadas. Al mismo tiempo los ingenieros seguían trabajando en el diseño de una versión mejorada. El primer paso fue utilizar el cañón M-30 de 122 mm diseñado por  F. F. Pietrov, el mejor diseñador de cañones de la URSS. Se trataba de un arma excelente, con un alcance de 11.800 metros y una capacidad de fuego de 5 ó 6 disparos por minuto. El primer prototipo recibió la denominación de SU-122 y pronto comenzó la producción en serie, llegando a construirse un total de 1.150 carros hasta finales de 1944.

Carro SU 122 PlantaEl Su-122 tenía una forma similar al Sturmgeschütz III alemán. La elevación de su cañón era pobre, con un ángulo máximo de 26 grados y 10 grados de través, lo que obligaba a mover el vehículo completamente para apuntar. El prominente mecanismo de retroceso sobresalía en exceso, lo que hacía al SU-122 poco estético. Sin embargo, en el último modelo los ingenieros rusos habían incorporado un mecanismo de retroceso y habían añadido placas de blindaje semiesféricas. Al carecer de torreta, el SU-122 tenía un perfil significativamente más bajo y por lo tanto era más difícil de ver que un carro T-34. Como ocurría con los demás vehículos blindados soviéticos, el sistema de ventilación del compartimento interno del SU-122 estaba muy mal ventilado. El vehículo carecía de armamento secundario, lo que obligaba a los tripulantes de portar sus propias armas ligeras. La tripulación constaba de 4 personas: el comandante, el conductor y dos servidores para el cañón.

Las primeras unidades en contar con el SU-122 fueron los 1433º y 1434º Regimientos de Artillería, en enero de 1943. Como parte del 54º Ejército, entraron en combate en el sector de Leningrado, en los alrededores de Smierdny. A pesar de que el SU-122 no fue diseñado como cazacarros, en el transcurso de la guerra se enfrentó a los carros enemigos. Fue en la batalla de Kursk donde se midió contra los blindados alemanes, incluyendo el Tiger. Sus proyectiles de alto explosivo permitieron destruir varios de ellos. El Su-122 se fabricó hasta finales de 1944, cuando se fue sustituyendo por los más modernos cañones autopropulsados ISU-122, SU-152, ISU-152, y el cazacarros SU-85.

Se puede adquirir una exclusiva reproducción a escala 1:72 del SU-122 a través de la colección Blindados de Combate de Altaya.

 

Autor: Gustavo Cano

Dejar respuesta