El singular Museo Marítimo de Barcelona se encuentra ubicado en el edificio de las Atarazanas Reales. Cabe señalar que en estas instalaciones de la Ciudad Condal fueron construidas muchas de las naves que, desde el siglo XIII, tuvieron un papel relevante en los devenires, tanto militares como comerciales, acaecidos en el Mediterráneo. Como ejemplo podemos citar muchas de las galeras que componían la flota que atajó el creciente peligro que el imperio Otomano proyectaba sobre el occidente europeo, encabezadas por la galera Real, buque insignia del comandante de la flota, Don Juan de Austria.

Drassanes_barcelona
Puerta de Drassanes

Esta actividad de construcción naval se desarrolló hasta el siglo XVIII. En 1936 la Generalidad catalana impulsa en este enclave, una vez desafectado por el ejército, la creación de un museo naval, a partir de la importante colección de modelos e instrumentos que se encontraban en el depósito de la Escuela Náutica de Barcelona.

Portal de Santa Madrona
Portal de Santa Madrona. Restos del recinto amurallado

Pero no es hasta 1941, una vez pasada la guerra civil española, cuando el Museo Marítimo abre sus puertas. Más tarde, en 1954, el nuevo director D. José María Martínez Hidalgo, le da el impulso definitivo para que llegara hasta nuestros días con relevancia que hoy se le reconoce.

Sin duda alguna este recinto resulta muy llamativo, no ya solo por su contenido, sino también por su enclave y distribución. Las Atarazanas Reales se componen de diez naves abovedadas que datan de finales del siglo XIII, formadas por bóvedas de arcos de sillería de medio punto del gótico catalán, apoyadas en pilastras rectangulares de uso 6 metros de altura. El recinto disponía de un recinto amurallado del que se conserva una parte, en la que se encuentra enclavado el portal de la Drassana o Puerta de la Santa Madrona.

Galera La Real
Popa de la Galera Real de Don Juan de Austria

En sus ocho salas expositivas podemos admirar desde fondos arqueológicos de principios de la era cristiana, hasta cepos, anclas y muelas, piezas de artillería navales, y lo que podemos considerar la estrella del museo, una réplica de la Galera “Real” de Don Juan de Austria, realizada a tamaño natural en 1958, según diseño del original de 1571.

Stma. Trinidad
Modelo del Santísima Trinidad

Continuando con la visita por las salas “Campany”, “Pedro el Ceremonioso”, “Ramón Llull”, “Marqués de Comillas”, “Jaime I”, “Roger de Lauria” o “Luis de Requesens”, podemos contemplar mascarones de proa, diversa documentación marítima, acuarelas y oleos, uniformes de marina, una colección muy diversa de modelos de navíos; planos y recuerdos del insigne investigador e inventor “Narciso Monturiol” (Ictineo); exvotos marineros…

Navío 80 cañones
Navío de 80 cañones

El Marítimo nos ofrece también la posibilidad de visitar la reproducción a tamaño real del Pailebote “Santa Eulalia”. Este velero de 3 palos fue botado en 1919 en Torrevieja, con el nombre de “Carmen Flores”. Tuvo multitud de usos en el Mediterráneo, e incluso realizó dos travesías atlánticas hasta la isla de Cuba.

Santa Eulalia II
Santa Eulalia amarrado en el puerto del museo

El MMB lo adquirió en 1997, siendo restaurado y puesto a disposición para, además de poder ser visitado dentro de la ruta museística, realizar diversas actividades pedagógicas y ciudadanas relacionadas con el mar.

Santa Eulalia
El “pailebote en la mar”

En definitiva, una magnífica e ilustradora visita al museo naval de una ciudad como Barcelona, íntimamente ligada al mar Mediterráneo y a todo lo acaecido en sus aguas durante siglos, en gran parte motivado por la prolija actividad en la construcción naval que en sus “Atarazanas” se llevó a cabo a lo largo de casi cinco siglos.

Espolon y maqueta
Espolón y maqueta de “La Real”

Información del museo

  • Dirección: Av. de les Drassanes s/n, 08001 Barcelona.
  • Teléfono: 933 429 920

Horarios de apertura:

  • De lunes a domingo de 10 a 20h (último acceso a las 19.30h)
  • Los domingos, a partir de les 15h, entrada gratuita.

 

Autor: Ildefonso Rubio

Dejar respuesta