Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 6
Buques en línea de combate

Aunque las directrices que recibí cuando inicié esta colaboración con GOhobby eran la de tratar en estos artículos sobre maquetas de barcos, quiero hacer un paréntesis para un tema que me parece interesante, a la par que didáctico, para todos aquellos lectores que puedan tener interés en ir “un poco más lejos” en el conocimiento, aunque sea de manera somera, de cómo se clasificaban los navíos de guerra en las grandes armadas de la época de oro de la vela, el siglo XVIII.

Esta clasificación obedecía a dos premisas principales, como eran, en primer lugar, la de la estandarización de la construcción, ya que para cada una de las clases se solían usar los mismos planos básicos, con lo que se conseguía un aumento de la producción a menor coste. Como segunda premisa esta clasificación respondía a las diferentes necesidades que las diversas misiones asignadas requerían.

Nos basaremos en la clasificación española dictada a partir de 1770, que constaba de 6 categorías o “clases”, pero añadiendo que esta era muy similar en Inglaterra, donde se sumaba una clase más para los barcos más pequeños, y más reducida en Francia, donde todo navío de más de 74 cañones era englobado en la 1ª Clase.

Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 5
Maqueta del navío de 140 cañones “Santísima Trinidad”

Navíos de 1ª Clase

Aquellos que se armaban con más de 100 bocas de fuego en tres puentes, y que como norma general montaban cañones de 36 libras en la 1ª batería, de a 24 lb en la 2ª, y de a 12 lb en la tercera. Solían ser los buques insignias de las diferentes flotas, como por ejemplo el español Santísima Trinidad (140 cañones), o el inglés Victory(104 cañones).

Navíos de 2ª Clase

La 2ª Clase, también de tres puentes, pero con menor potencial artillero, ya que montaban entre 90 y 94 cañones, con una distribución similar a la 1ª Clase. No era un navío muy común en la flota española, a diferencia de la británica, donde la segunda clase era el navío “referencia” de sus escuadras.

Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 4
Maqueta del buque francés de 2ª Clase “Comercio de Marsella”

Navíos de 3ª Clase

El tipo de buque de guerra más común en las grandes flotas era el de 3ª Clase, que distribuía en 2 puentes entre 60 y 80 bocas de fuego, normalmente con un primera batería de a 36 lb y una segunda de a 24lb en los de 80 cañones, y de a 24 lb en primera batería, y de a 12 lb en la segunda, en los de 60 cañones. Los más célebres de esta categoría fueron los de 74 cañones, muy usados por la Armada Española del XVIII.

Estas tres primeras categorías eran las que englobaban a los denominados buques de línea, llamados así a tenor de la formación de combate que tomaban en batalla en la época, formando en línea continua una flota en paralelo con la adversaria, y batiéndose a fuego de cañón, metralla y fusilería (imagen del primer grabado).

Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 1
Maqueta del navío español de 3ª Clase “Ntra. Sra. del Pilar”

Navíos de 4ª Clase

La 4ª Clase la conformaban los navíos de dos puentes y de entre 50 y 60 cañones, con bocas de a 24 lb o a 18 lb en l primera batería, y de a 12 lb en la segunda. Eran usadas como unidades de escolta o alerta temprana, por sus capacidades de velocidad y maniobrabilidad.

Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 2
Navío español de 4ª Clase “Glorioso”

Navíos de 5ª Clase

En la 5ª Clase se nominaban a las fragatas, que eran navíos normalmente de un solo puente, rara vez de dos, y que montaban entre 20 y 40 cañones, usualmente de a 18 libras. Sus primordiales misiones, dada su versatilidad y velocidad, iban desde la escolta a la persecución de corsarios y piratas.

Clasificacion buques guerra Siglo XVIII GOhobby 3
Maqueta inglesa, de construcción propia, “Surprise”

Navíos de 6ª Clase

Por último, la 6ª Clase englobaba a todos los buques de guerra de porte menor, y que no solían ser usados en batalla, desempeñando funciones auxiliares, de corso o guardacostas, e incluso de avisos y correos marítimos.

 

Autor: Ildefonso Rubio

Dejar respuesta