El Costa Concordia, de la propiedad Costa Cruceros construido en el 2004 en Génova, fue uno de los cruceros más grandes del mundo que naufragó frente a la isla italiana de Giglio el 13 de enero del 2012 después de que una maniobra muy arriesgada del capitán Francesco Schettino hiciera que que el barco chocase con unas rocas que abrieron una enorme brecha de 70 metros de longitud a lo largo del casco, provocando así no sólo el hundimiento del crucero, sino también la muerte de 32 personas y la evacuación de 4197.

costa concordia 4 años depsuésAños después del naufragio el barco se encuentra en unas condiciones deplorables, todo está cubierto de óxido, y tan sólo los fantasmas y los ecos lejanos de una “época gloriosa” recorren las lujosas estancias. Durante más de tres años el Concordia permaneció de lado en el lugar donde ocurrió todo, recordando fríamente a todo el que pasase por ahí la tragedia más evitable del siglo XXI.

costa concordia 4 años depsuésLas fotografías que os mostramos en este artículo forman parte de un libro de White Press llamado “Concordia”, y fueron tomadas por Jonathan Danko Kiełkowski. Las imágenes, que van acompañadas de textos descriptivos de Christoph Schaden, sintetizan perfectamente el estado en el que se encontraba el barco, además, el fotógrafo para tomarlas tuvo que nadar los 200 metros que separaban al buque de la costa, y lo más difícil: atreverse a pisar un lugar tan sumamente fantasmagórico, aunque por otro lado original y fotogénico.

costa concordia 4 años depsuéscosta concordia 4 años depsuésJonathan Danko Kiełkowski pudo ver de cerca los escombros dispersos por el barco, la barra del bar, ahora vacía y oxidada, sin alcohol ni nada que ofrecer, el increíble teatro, cuya única representación es el mismísimo silencio, camarotes vacíos con incomprendidas maletas de viajes, o el famoso casino, con las máquinas tragaperras incapaces ahora de atraer hasta al más ludópata.

costa concordia 4 años depsuéscosta concordia 4 años depsuéscosta concordia 4 años depsuéscosta concordia teatroEl capitán del barco, Francesco Schettino, fue condenado a 16 años de cárcel por homicidio involuntario, y fue apodado como el Capitán Cobarde por no ser el último en abandonar el barco. No obstante -curiosa justicia- sigue actualmente en libertad. El barco fue remolcado finalmente en mayo del 2015 lejos del lugar donde descansaba, donde permaneció dos años. Se estima que tan sólo para enderezar el buque se gastaron más de 600 millones de euros.

costa concordia 4 años depsués¿Qué os parecen estas fotografías del Costa Concordia? 

Dejar respuesta