Gracias a un encargo que hizo el rey sueco Gustavo II Adolfo, de la casa de Vasa, a los prestigiosos hermanos carpinteros Arent y Henrik Hybertszoon se construyó durante la primera mitad del siglo XVII uno de los galeones más bonitos de la historia del mundo de la navegación a vela: El Vasa.

Este barco tenía que ser el mayor buque de guerra jamás construido: un galeón de 70 metros de eslora total, armado con 64 cañones, de los cuales 48 eran pesados, y con una gran superficie vélica de 14.000 m cuadrados.

Galeon-vasa
fineartamerica.com

El Vasa fue botado el 10 de agosto de 1628. El galeón más grande y bello de la época zarpaba por el sudoeste de los muelles del puerto de Estocolmo con 145 tripulantes. Pero el destino quiso que al poco tiempo de zarpar en su viaje inaugural, una racha de viento alcanzara el costado, y esto hizo que se escorara hacia babor causando su hundimiento, llevándose consigo 50 tripulantes.

Al parecer algunos estudios realizados por expertos demuestran que las reformas que se realizaron tras la muerte de Henrik –uno de los dos hermanos carpinteros que murió antes de finalizar la construcción– el Vasa fue sobrecargado con armamento y palos excesivamente altos, haciendo que el buque resultase mucho más inestable en extremos, aunque no se sabe si lo suficiente como para volcar 90° quedándose de costado. Lo que sí que se sabe con seguridad es que, al escorar, los portillos de los cañones de la cubierta más baja permitieron la entrada masiva de agua que provocó, definitivamente, el hundimiento.

galeon-sueco
svezia.ilreporter.com

El rescate del Vasa resultó imposible. Y a pesar de que el gobierno sueco intentó hacer todo lo posible por recuperar la deteriorada imagen de la marina del país solo consiguió sacar a flote sus valiosas piezas de artillería, algunos cañones y pocos objetos más. La marina sueca consideró el rescate como algo imposible, lo que hizo que finalmente el Vasa cayera en el olvido en el fondo del mar, y su recuerdo se fue difuminando con el paso de los años.

galeon-vasa-museo
vivircomoreyes.com

No fue hasta 1956 cuando el arqueólogo francés Anders Franzén localizó el Vasa tras una obstinada búsqueda y lo quiso rescatar, aunque el reto era complejo… estaba erguido sobre la quilla y hundido en el lodo hasta la línea de flotación. A pesar de los años transcurridos el Vasa se encontraba en bastante buen estado por tres motivos: en el Báltico no hay colonias de moluscos bivalvos devoradores de madera, la salinidad del agua es baja y hay una escasa tasa de oxígeno.

La operación para reflotarlo se tejió meticulosamente. Tan sólo separar el lodo del casco ocupó todo un año, pero posteriormente, después de haber reforzado la quilla y el esqueleto y haber taponado las grietas y agujeros, el Vasa salió a flote a base de bombear el agua desde su interior.

galeon-rescate
wasadram.com

En 1961 el majestuoso galeón volvía a flotar cuando con sumo cuidado fue remolcado hasta llegar a la ensenada cercana a Skansen Park, donde se expuso al público.

333 años después de permanecer en el fondo del mar, la reconstrucción del Vasa se hizo realidad gracias a un minucioso y sofisticado proceso tecnológico que permitió además obtener grandes conocimientos sobre los galeones de principios del siglo XVII. Actualmente, su casco, restaurado con un 90% de material original, se encuentra en el Vasa Museet, en la isla de Djurgarden de Estocolmo.

The Vasa Warship

galeon-vasa3En estos vídeos se puede observar cómo se utilizan algunas fotos del Vasa para diseñar el famoso Holandés Errante, un galeón que se asemeja al buque sueco en muchos aspectos, como por ejemplo en las decoraciones de popa y las puertas de los cañones. Son imágenes relacionadas con una saga de películas que todos conocemos: Piratas del Caribe, de Walt Disney Pictures.

Dejar respuesta