Transatlantico Principe de Asturias GOhobby 3
El transatlántico Príncipe de Asturias

No existió ningún barco de pasajeros que navegara con el nombre de Titanic bajo pabellón español, pero desde luego sí que existieron navieras españolas de gran prestigio y que tuvieron en su nómina buques que podían considerarse en el mismo grupo que los grandes barcos de pasajeros de la época.

Uno de estos grandes transatlánticos de bandera española fue el Príncipe de Asturias, que es el que invita a este articulista a utilizar en el encabezamiento el rimbombante título de Titanic español, dadas las apreciables similitudes que entre uno y otro barco se dieron, tanto en las motivaciones para su construcción, como en su corta vida, con dramáticos finales que los asemejan de manera llamativa.

Transatlantico Principe de Asturias GOhobby 2
Maquetas del Mauretania y Lusitania

Y podemos comenzar con la motivación de sus puestas en quilla. Es conocida que la necesidad de la botadura de los buques de la serie Olimpic, a la que pertenecía como segundo de la serie el Titanic, respondió a la disputa por la supremacía en el tráfico de pasajeros entre las Islas Británicas y los EE.UU de principio del siglo XX. Esta serie fue la repuesta de la White Star Line a la anterior puesta en servicio de los mastodónticos Lusitania y Mauretania de su principal competidora, la Cunard Line.

Y aquí es donde comienzan las semejanzas entre los dos desdichados buques, ya que el malogrado Príncipe de Asturias fue el segundo de una serie de trasatlánticos, iniciada con la botadura del Infanta Isabel que la naviera española Pinillos encargó a los astilleros escoceses Kingston (Glasgow), entre 1912 y 1914, y que nacieron ante la necesidad de rivalizar con la otra gran naviera española de la época, la Transatlántica, en el transporte de correo, mercancías y pasajeros entre la Península Ibérica y América del Sur.

Transatlantico Principe de Asturias GOhobby 1
El transatlántico Infanta Isabel

La segunda semejanza viene dada por la corta vida de la que el Príncipe de Asturias pudo disfrutar, ya que su hundimiento se produjo el 5 de marzo de 1916, en su quinto viaje entre el puerto de Barcelona y el homólogo de la Ciudad de Santos (Brasil), tan solo al año y medio de su entrada en servicio. Se da la coincidencia que al igual que les sucediera al Titanic y al Olimpic, el Príncipe de Asturias hacía la travesía de “ida”, mientras que el Infanta Isabel se encontraba en la de “vuelta”, habiéndose cruzado en altamar cinco días antes, a un cable de distancia (180mts).

Y son muchas más las similitudes que, atendiendo a las casualidades, podemos hacer de la historia de ambos naufragios, ya que el buque español era comandado por el Capitán más experto y de acreditada capacidad de la naviera Pinillos, al igual que podemos decir de quien comandaba el Titanic; la hora del hundimiento del transporte español fue anotada a las 04:15 horas de la madrugada del 5 de marzo, tras colisionar con los arrecifes de “Punta Pirabuca”, a milla y media del faro de “Punta do Boi”, tras un muy posible fallo de lectura de la aguja magnética, que los desvió de su rumbo trazado al puerto de Santos, motivada por la navegación bajo una fuerte tormenta.

Transatlantico Principe de Asturias GOhobby 4El Titanic chocó contra un iceberg en el lado de estribor el 14 de abril de 1912 a las 23:40, y se hundió en menos de tres horas, a las 02:20. Dado que por suerte el pasaje no fue cubierto al completo en esta travesía, y de los 2000 tripulantes posibles que podría transportar solo navegaban 588, los fallecidos en el naufragio del Príncipe de Asturias ascendieron a 445, siendo 143 los supervivientes. Al igual que sucedió en el Titanic (1512 fallecidos), el Capitán y el Segundo del buque español también perecieron en el naufragio.

Como dato reseñable, indicar que el hundimiento del Príncipe de Asturias se produjo en tan solo 5 minutos, mientras que el Titanic tuvo más de dos horas de lenta agonía.

 

Autor: Ildefonso Rubio

Dejar respuesta