¿Alguna vez has oído hablar del Telamon de Lanzarote? La historia de este buque de carga es fascinante, ¡aunque su destino muy lamentable!

El Telamon fue barco de carga griego de 139,6 metros de eslora, una manga de 17,89 metros y un calado de 8,21, construido en los astilleros de Caledon Shipbuilding & Engineering Co. de Dundee, en Escocia, y botado el 24 de setiembre de 1953. Realizó muchísimos viajes a diversos puertos africanos llevando cargas, aunque de vez en cuando recalaba en el puerto de La Luz y de Las Palmas de Gran Canaria para repostar.

Telamon LanzaroteHasta finales de los 70 cambió varias veces de propietarios, y por consiguiente fue bautizado con diversos nombres (como Temple Hall o Pantelis), hasta que finalmente la compañía Telamon Maritime Co., lo rebautizó con el mítico nombre de Telamon.

➤ Quizás te interese leer: ¿Qué fue del barco abandonado de Fuerteventura?

A principios de los años 80 el aspecto del casco empezaba a manifestar los primeros síntomas de un mantenimiento inadecuado, el óxido se hizo presente y apenas se distinguían sus colores. El barco, en octubre de 1981, encalló en el Arrecife de Lanzarote a causa de una vía de agua que se produjo durante su viaje desde San Pedro (Costa de Marfil) a Thessalonika (Grecia). La vía de agua abierta inundó algunas dependencias importantes del buque muy rápido, obligando así al capitán a pedir ayuda en la isla de Lanzarote ante la posibilidad y el miedo de que el buque se hundiera. El tipo de carga que llevaba eran troncos, lo cual hubiese podido poner en peligro la vida de la tripulación y el destino del barco.

Telamon LanzaroteEl rescate fue inviable debido a la cantidad de agua que ya había entrado. El Telamon quedó finalmente a la altura de Las Caletas, frente a los depósitos de combustible de la compañía DISA, con la finalidad de que el barco embarrancase sobre la arena en la bahía de los Mármoles. La maniobra fue compleja y se realizó cautelosamente.

Pocos días después del accidente llegó el propietario del buque para evaluar la dimensión del accidente, pudiendo comprobar que la vía de agua se había producido a la altura de la bodega y se encontraba 2/3 inundada y llena de troncos. Asimismo, llegaron también técnicos de asociaciones ecologistas para evitar que se rompiera algún tanque y el mar se llenara de combustible y tóxicos. El buque llevaba la friolera cantidad de 260 toneladas de fuel-oil y 60 de diesel-oil, de ahí que se pusieran de inmediato a trabajar en ello: instalaron una plataforma de grandes dimensiones rodeando el casco del buque de carga, y entre la balsa enorme y el casco se esparció un líquido para disolver el fuel en caso de vertidos, aunque pocos días más tarde llegó la Compañía Española de Petróleos, quien trasvasó el combustible.

Telamon LanzaroteEl barco, sin embargo, quedó ahí abandonado, y llegó a ser habitado por okupas, aunque evidentemente las condiciones de un lugar como este no fueron lo suficientemente adecuadas para nadie y quedó de nuevo abandonado, aunque muchos submarinistas lo visitan a menudo para ver, entre otras cosas, la sala de máquinas del Telamon, aunque su estado decrépito actual lo ha convertido en un espacio algo peligroso. Es lo que pasa cuando un buque permanece día y noche luchando contra cada ola y cada tormenta, poco a poco desaparecerá, pero nadie le arrebatará nunca su gran lucha.

Dejar respuesta