Recientemente encontramos por la web una serie de fotografías que no dejarán indiferente a los amantes del modelismo e historia naval. En el año 2009 un fotógrafo llamado Pierre-Henry Muller realizó una visita a un gigante flotante en un cementerio marítimo de Francia. Uno de los puntos más interesantes del tema es que el barco fotografiado se trata de un buque de guerra llamado Croiseur Colbert C611, crucero ligero antiaéreo y lanzamisiles donde el general Charles de Gaulle viajó en 1964 en una gira por sudamérica y en 1967 por Canadá.

Croiseur Colbert C611Apodado el “Elysée flotante” fue testigo de innumerables firmas de decretos importantes, aunque en la actualidad ya no goza del mismo brío… El óxido empieza a minar el esplendor del gigante, y así es como nos lo muestra Pierre-Henry Muller en sus fotografías, que entonces se encontraba en el cementerio marítimo de Gran Bretaña conocido como Landévennec.

Croiseur Colbert C611Pierre nadó hacia la nave con el fin de fotografiar las cubiertas oxidadas del Corbet, llevando consigo todo su equipo de cámara profesional. En las imágenes podemos apreciar la belleza decrépita del buque en su interior y exterior.

Podemos ver hasta qué punto estaba armado el barco…

Croiseur Colbert C611…Pero no podemos olvidar que se trata de un barco francés, y como tal no podía faltar el horno para hacer panes a bordo.

Croiseur Colbert C611Resulta curioso, pero Pierre-Henry también encontró una sala para dentistas muy bien equipada a bordo.

Croiseur Colbert C611Este es el dormitorio de la suite del Almirante, la misma en la que Charles de Gaulle durmió para descansar en sus viajes marítimos oficiales.

Croiseur Colbert C611También fotografió la oficina de la suite, donde se firmaron todos aquellos decretos tan importantes para la historia de Francia.

Croiseur Colbert C611En 1990 el Colbert estaba ocupado en su última misión para la operación Salamandra, la protección de un portaaviones, mientras se preparaba para la guerra en Irak. El barco fue retirado oficialmente del servicio, desarmado y enviado a Burdeos posteriormente. Allí el Colbert se convirtió en un museo en 1993 abierto al público, no obstante la asociación de gestión de la nave no podía sostener los elevadísimos costes de mantenimiento, de ahí que en el 2006 el buque se encontrase en un estado tan deplorable que el museo decidiese cerrar para ahorrar así la vergüenza a la ciudad de Burdeos. Una verdadera pena no contar con presupuesto para mantener con vida buques históricos y colosales como este. ¿No os parece?

Croiseur Colbert C611Actualmente ya no es conocido como el crucero Colbert C611, sino simplemente por el código Q683, un número de registro asignado por la Marina francesa una vez se desarmó y se convirtió en un fantasma flotante. Algunos de sus componentes fueron tomados para recambiar un crucero portahelicópteros llamado Jeanne d’Arc en 2011. En el 2014 se anunció que dejaría los meandros del aliso para ir al estuario de la Gironda en compañía de Jeanne d’Arc. El 2 de febrero del 2016 fue decontaminado en el puerto de Brest para ser remolcado en abril del 2016 a la Gironda.

Croiseur Colbert C611Croiseur Colbert C611Descubre más información de la nave abandonada explorada por Pierre-Henry en Boreally, su página personal, donde habla sobre sus exploraciones. Realmente ha realizado fotografías excelentes de lugares conocidos y no tan conocidos.

Fuente: www.messynessychic.com

Dejar respuesta