Juan-de-la-cierva
wikivia.org

Genial ingeniero e inventor del Autogiro, creador de numerosas iniciativas empresariales e industriales, científico impulsor de la Aviación española.

Juan de la Cierva nació en Murcia el 21 de septiembre de 1895. Su padre era el abogado don Juan de la Cierva Peñafiel, conocido político conservador. Desde niño, Juan demostró afición y capacidad para las matemáticas y la mecánica, sintiéndose fuertemente atraído por la aviación por los años en que ésta hacía su aparición. En 1910, con sus amigos José Barcala y Pablo Díaz, construyó un planeador en el que realizaron breves saltos los muchachos. Dos años después, el piloto Mauvais ensayaba en Cuatro Vientos el BCD ( BCD por Barcala, Cierva, Díaz ) Cangrejo, un biplano con hélice propulsora diseñado y construido por el mismo trío de muchachos. En 1913 el BCD.2, un monoplano, sufrió igualmente sus pruebas.

En 1919, año en que finalizó la carrera de ingeniero de caminos, De la Cierva ter­minó un gran trimotor de bombardeo para concurrir al concurso de prototipos de Aeronáutica Militar. Desgraciadamente el apara­to resultó destruido en su primer vuelo, el 8 de julio, como consecuencia de una entrada en pérdida. Este accidente (que no produjo daño apenas al piloto) impresionó vivamente al joven ingeniero, que comenzó a pensar en un sistema de vuelo dinámico exento del peligro de la pérdida de velocidad. Así concibió la idea genial de la autorrotación de un rotor libre con paso ligeramente positi­vo, naciendo el autogiro (nombre registrado por él). Tras ensayar sin éxito tres modelos, el cuarto (C.4) realizó el primer vuelo realizado por una aeronave de ala giratoria el 11 de enero de 1923.

avión-juan-de-la-cueva
militar.org

En 1924 apareció el C.6, construido en los talleres de Aviación Militar de Cuatro Vientos. Sobre este aparato, el aviador militar Joaquín Loriga realizó el 12 de diciembre el primer viaje (Cuatro Vientos-Getafe). En octubre de 1925, un modelo mejorado, también hecho en Cuatro Vientos, el C.6bis fue ensayado con gran éxito en Farnborough, Inglaterra, y un grupo de financieros británicos encabezados por James Weir ofreció su apoyo a De la Cierva. En 1926 se fundó en Londres la Cierva Autogiro Company, Ltd., técnicamente dirigida por el inventor, para realizar los proyectos de éste (la fabricación se encomendaba a diversas empresas).

En 1928, De la Cierva, que ya era el principal piloto de ensayos de sus creacio­nes, realizó la travesía del canal de la Mancha en un C.8. En 1929 se inició la construcción de autogiros en América. Los dos desarrollos más espectaculares a partir de estos años fueron el mando directo (mandos longitudinal y lateral por inclinación del rotor) en 1932 (C.19 Mark V) y el despegue por salto (por cambio automático del paso de las palas oblicuamente articuladas) en 1934 (C.30 modificado).

A partir de los primeros despegues direc­tos experimentales, De la Cierva se dedicó al desarrollo de la cabeza de rotor autodinámica, que logró en grado limitado en 1936 (C.30 Mark III). La guerra civil había comenzado en España y De la Cierva abando­nó casi totalmente sus trabajos en la em­presa para dedicarse a actuar en favor de los nacionales, efectuando misiones en varios países para obtener armamento.

El 9 de diciembre de 1936, Juan de la Cierva perdió la vida cuando el Douglas DC­2 de KLM en que debía trasladarse de Lon­dres a Amsterdam se estrelló inmediatamente después de su despegue en Croydon. Su cadáver fue traído en vuelo a España en 1946.

 

Autor: Edgar Lizcano

Dejar respuesta