El De Havilland DH 82 fue un biplano legendario que se hizo un hueco en la historia de forma tranquila y callada y era conocido como “Tiger Moth”. Fue diseñado por Geoffrey de Havilland en 1930, en EEU, con el propósito de popularizar el deporte y el transporte aéreo. Sin embargo muy pronto fue adquirido en su versión especializada DH 60 T o Moth Trainer por muchas fuerzas aéreas militares como entrenador básico o elemental. Esta versión disponía de mayor potencia que las versiones civiles, pudiendo operar con mayor peso y recibir una “fotoametralladora”, cámara fotográfica e incluso bombas prácticas.

De-Havilland-Tiger-Moths
haftieldaviationheritage.co.uk

Para facilitar el escape en emergencia de este avión escuela se modificaron las puertas de acceso y se desplazaron hacia delante las riostras traseras, aumentando así el decalaje de los planos que ahora eran más aflechados. El motor era un Gipsy III de 120 hp y la curva del capó se alteró para mejorar la visibilidad delantera.

Tiger MothSe produjeron ocho aviones de pre-serie, conocidos como los Tiger Moth, que fueron seguidos del nuevo DH 82, con un plano inferior mayor, en diedro y aflechado. Fueron destinados a escuelas de vuelo militares de varios países como Brasil, Dinamarca, Persia, Portugal o Suecia. El Tiger Moth fue durante decenio y medio el modelo que se utilizaba como entrenador de la Royal Air Force, en sus escuelas elementales, pero aún puede encontrarse en activo en muchos lugares del mundo como avión deportivo y de esparcimiento. Permaneció en servicio en la RAF hasta que fue finalmente remplazado por el De Havilland Chipmunk en el 1952.

Tiger MothSin duda alguna se trata de un gran avión, durable, sólido, agradable y eficiente. Su sencillez constructiva y de mantenimiento hace que sus cualidades de pilotaje y vuelo sean excelentes. Tiene una gran estructura alar, ambos planos de igual envergadura, la superficie total sustentante del Tiger Moth supera ligeramente los 22 m², con una carga alar máxima de tan sólo 33,6 kg/m², lo que explica sus buenas cualidades de vuelo.

Tiger MothEs un avión que se resiste a desaparecer de los cielos, de hecho, todavía sobrevive en muchas unidades y en casi cualquier lugar del mundo, proporcionando a sus afortunados poseedores muchos momentos de placer y bastantes horas de vuelo.

Se conservan ejemplares en muchos museos (como el Museo de la Aeronáutica y la Astronáutica de Cuatro Vientos de Madrid), en colecciones privadas, aeroclubes e incluso hay propietarios privados que poseen alguno. Para los cinéfilos no será difícil reconocerlo en Memorias de África, en la escena mítica de este maravilloso film.

Dejar respuesta