Hay muchas formas para construir un diorama y también hay miles de sujetos interesantes a la hora de elegir un tema.

Los amantes de los aviones lógicamente pueden soñar con un diorama en el que sus miniaturas cobren vida. Por ejemplo un aeropuerto, sea comercial o sea militar, en el que distribuir los aviones y la infinidad de vehículos, sobre todo en la aviación comercial, que suelen poblar las pistas de todo el mundo. Hablando de tamaños, las escalas más frecuentes entre los coleccionistas de modelos comerciales, suelen ser la 1:200, la 1:400 y la 1:500.

Evidentemente todo dependerá del espacio del que dispongamos y del nivel de detalle que querremos conseguir. La parte más complicada y creativa es sin dudas reproducir el conjunto aeroportuario.  Las pistas con su compleja señalización, los edificios, la torre de control, los fingers… Los vehículos y las miniaturas acaban siendo un problema menor.

Una forma económica y muy creativa para dar forma a nuestro sueño es realizando un diorama de papel.

Existen diferentes productores de este tipo de dioramas. Eso es genial porqué así podemos comparar precios, combinar piezas y conseguir la réplica exacta de un aeropuerto moderno de gran tamaño, con sus terminales, sus aparcamientos externos etc.

Concretamente el productor NO Point airport ofrece réplicas exactas en tres escalas diferentes, 1:200, 1:400 y 1:500. Se trata de kits de papel compuestos por hojas de cartulina impresa en el que se reproducen las fachadas y los detalles de los edificios.

Es necesaria cierta paciencia  para recortar manualmente todos los contornos, doblar las aletas  y después unirlas utilizando una cola para papel. Tras ese ejercicio se puede poco a poco levantar un edificio de gran tamaño.

También se pueden adquirir las pistas de aterrizaje y las carreteras. Todos estos detalles vienen en unas cartulinas de gran tamaño que nos sirven como base para nuestro diorama. Finalmente disponemos de otras cartulinas apaisadas que reproducen el paisaje de fondo. Con ellas nuestro proyecto parecerá un trozo de realidad en miniatura.

De todas formas, si lo vuestro no son las escalas pequeñas, siempre podréis consolaros con una joya como el Douglas DC3 que ofrecemos en Model Space. ¡No es un diorama pero mide casi como un diorama!

Luca Parretti

Dejar respuesta