Se dice entre los aficionados de aviones teledirigidos que el aterrizaje es la única maniobra de vuelo absolutamente obligatoria, y tiene mucho sentido, ya que no se debe despegar, pero una vez lo hacemos, lo que tenemos que hacer después de volar, es aterrizar. Y lo mejor es asegurarse de ser 100% competentes para hacer esta maniobra.

Lo que hace difícil aterrizar aviones RC es el hecho de que se va a volar muy cerca de la velocidad de caída o stall. A diferencia de los pilotos, no se dispone de un indicador de velocidad ni una conexión con el avión que permita sentir el stall. Sin embargo, el aterrizaje de un modelo de avión sigue siendo, en gran medida, una cuestión de “corazonada”. El aficionado siente el stall de una manera diferente. La forma en que se siente es mediante el pulgar. Como un modelo de avión vuela más lento, el ala necesitará un mayor ángulo de ataque para mantener la altura. Sin embargo, cuando se está configurando el aterrizaje, si de repente llega la necesidad de añadir más elevación para mantener la altitud, entonces es el momento de acudir al acelerador para evitar el stall inminente.

landing-rcAl volar un modelo de avión, especialmente durante el aterrizaje, el concepto más difícil es el siguiente: el elevador controla la velocidad mientras que la válvula controla la tasa de descenso/ascenso. La mayoría de pilotos aficionados cree que es lo contrario. Esto es obvio cuando se está volando cerca del suelo y el avión se queda sin elevador, por lo que cae y se estrella. El mayor error que la gente comete es el de utilizar solo el ascensor para tratar de mantener el descenso hasta el aterrizaje. En lugar de ello, se debe utilizar el acelerador para ralentizar el descenso y evitar el contacto con el suelo, y el timón de profundidad para frenar el avión en la medida en que se acerca a la pista.

Observar el terreno

Lo primero que se debe identificar son las características del terreno. Cuando se llega por primera vez a un lugar, se debe analizar y explorar la zona y buscar puntos visuales de referencia. Lo siguiente es conocer las características de stall del modelo que se quiere hacer volar. Cada vez que se hace volar un nuevo modelo, es recomendable llevarlo hasta una gran altitud, una vez que se confirma que todo está funcionando como debería, dejar de acelerar. Luego actuar cada vez más con el elevador hasta llegar al stall y ver la respuesta del avión. Esto evitará llevarse alguna sorpresa cuando se está en el final y la altitud apremia. Estos dos indicadores pueden ayudar a salvar muchos modelos.

Aterrizaje-avionModelos difíciles de aterrizar

El aterrizaje en diferentes terrenos puede sumarse a la complejidad del aterrizaje de un modelo “difícil“. Cuando se está aterrizando un modelo con el que es necesario concentrarse en el vuelo, se tendrá que aligerar la carga siempre que sea posible.

De las diferentes configuraciones de modelos que existen, el avión de tren convencional (tail-dragger) es definitivamente el más difícil de aterrizar. Por supuesto, se debe tener en cuenta los modelos hidroflotadores 3D y los aviones acrobáticos como los Extras y Edges, que son tan populares.

aterrizage-avionRCAsí que, ¿qué califica un buen aterrizaje con un modelo de tren convencional? Un aterrizaje suave de 2 puntos sin rebotes y un recorrido controlado sería un buen aterrizaje. El error más común que cometen los pilotos es no llevar suficiente velocidad a la hora de aterrizar los aviones. Solo porque el ala volará hacia abajo a un ritmo de marcha, no significa que ésta es la velocidad a la que se debe hacer aterrizar los modelos. Un aterrizaje demasiado lento provocará rebotes y saltos incontrolados.

El primer punto a tener en cuenta es la velocidad en el aire. Es recomendable aterrizar los modelos a una velocidad que esté entre 8 y 16 km/h por encima de la velocidad de stall. Esto mantiene el suficiente flujo de aire desplazado sobre la aleta vertical y el timón para controlar el aterrizaje, así como sobre la barra horizontal y el timón de profundidad para minimizar el rebote.

El siguiente punto es la posición del modelo. A diferencia de los aviones acrobáticos 3D, es importante entrar con el nivel de morro apropiado. Evitar entrar con el morro alto como si fuera un jet de combate. Esto solo traerá problemas.

El tercer punto sería la maniobra conocida como “flare”. Una vez se tiene una buena velocidad en el aire para mantener al avión volando, el flare, va a ser más una cuestión de nivelación. Normalmente se hace el flare a unos 20 centímetros por encima de la pista. Una vez que el avión es nivelado a esta altitud, soltar el acelerador y permitir que el avión desacelere. A medida que las ruedas se acercan al punto de contacto con la pista, liberar lentamente la contrapresión en el ascensor, disminuyendo la tendencia de la cola a caer, lo que crea un ángulo positivo de ataque de las alas que, en último caso, pueden conducir al modelo hacia el cielo de nuevo.

Una vez que las ruedas principales están en el suelo, centrarse en el control del timón y asegurarse de mantener el modelo tan cerca de la línea central como sea posible. Por último, una vez que la velocidad en el aire es menor que la velocidad de vuelo, presionar hacia atrás el timón de profundidad para posar firmemente la rueda de la cola en el suelo y evitar que el morro se eleve.

Avion-RC
site.nitroplanes.com/

Estos consejos, juntamente con una mejora de las habilidades, hará mejorar la maniobra de aterrizaje. Todos los aspectos requieren su tiempo. Además, todos los modelos requieren de un tiempo diferente para cada uno de los aspectos mencionados. Es importante ser paciente y trabajar cada paso con cada modelo.

Fuente: modelairplanenews.com

Dejar respuesta