Poca gente sabe que el famoso avión de combate alemán de la Segunda Guerra Mundial, el Messerschmitt Bf 109, fue fabricado también en Rumanía, concretamente en Brasov. También puede ser una sorpresa para muchos que, en la Fuerza Aérea Rumana, estos aviones volaron junto a los Hawker Hurricanes.

Los rumanos también tenían cazas de su propio diseño, el IAR-80/81 (por cierto, reportados con frecuencia por las tripulaciones de los bombarderos estadounidenses como el Focke Wulf Fw 190).

En lo que a tamaño se refiere, la Real Fuerza Aérea de Rumania (FARR) fue la tercera fuerza aérea  del Eje, y después, a partir del 24 agosto de 1944, la cuarta fuerza aérea de los aliados. Sin embargo, su historia operacional ha sido ocultada durante décadas, en un secreto casi impenetrable, no disponible para los investigadores e historiadores en Rumania y en el extranjero.

Aviación Rumania WWII
Foto cortesía de Ion Dobran

La Aviación Oculta
Para muchos países de Europa del Este y los Balcanes, la realidad política de 1940 significó tener que elegir entre lo malo y lo desastroso. Como las garantías franco-inglesas a los países aliados balcánicos eran de poco valor ante el poder de Hitler, el gobierno rumano se consideró obligado a aceptar la alianza con Alemania, con el fin de mantener la identidad del país como estado.

Sin saber el grado de implicación de Hitler en la desarticulación de Rumania en 1940 (cerca del 35% del territorio del país había sido regalado a los países vecinos: Rusia, Hungría y Bulgaria), el general Ion Antonescu, que alcanzó el poder en septiembre de 1940, decidió adherirse al Eje. Así, esperaba recuperar, por lo menos,  el más grande de los territorios perdidos, Bukovina y Besarabia (que representaba aproximadamente la mitad de Moldavia), de la Unión Soviética. Este también habría sido el principal objetivo de la participación de Rumania en la operación Barbarroja, al año siguiente.

El 22 de junio de 1941, los ejércitos tercero y cuarto de Rumanía, con un total de treinta divisiones, se unieron al ataque de Hitler contra la Unión Soviética. Sus fuerzas eran, con mucho, las más grandes y, posiblemente, las mejores de todos los aliados alemanes en el frente oriental,  incluyendo el Grupo de Ejércitos del Sur, bajo el mando del general Erich von Manstein.

Durante la campaña de Rusia, la Fuerza Aérea Rumana tenía la misión de luchar contra las fuerzas terrestres del enemigo y sus líneas de suministro. Los rumanos lucharon junto con los más experimentados Luftwaffe, pero cumplieron bien su papel, y más también. Hubo ejemplos de valentía y actos heroicos por pilotos rumanos que atrajeron no sólo la atención del público en el país, sino también de las autoridades militares alemanas. Muchos aviadores rumanos recibieron condecoraciones militares alemanas.
Las fuerzas de tierra rumanas, con los alemanes, avanzaron hasta Odessa, Crimea y luego Stalingrado. En octubre de 1942, fueron cercados junto con el  grupo de ejércitos alemán en el frente de Stalingrado. En la posterior derrota, trataron de romper el cerco soviético, pero sufrieron grandes pérdidas. La fuerza aérea pagó su tributo en consecuencia.

En agosto de 1943, la guerra aérea alcanzó el suelo rumano con el primer bombardeo masivo estadounidense desde los aeródromos del norte de África contra los campos petrolíferos de Ploiesti. Debido a las fuertes defensas antiaéreas colocadas por rumanos y alemanes en la zona (incluyendo artillería antiaérea masiva, cazas,  globos, trenes con fuego antiaéreo, generadores de niebla artificial, etc.) tuvieron que programarse otros 24 ataques estadounidenses y feroces batallas aéreas antes de que Ploiesti fuese convertida en ruinas y la producción de petróleo rumano reducida a un nivel que afectó seriamente la capacidad militar del Eje.

En el verano de 1944, cuando el Ejército Rojo se acercaba al territorio rumano, el poderío de Alemania ya no podía considerarse como una garantía, y el empobrecido ejército rumano no podía esperar hacer frente a las abrumadoras fuerzas soviéticas.

El 23 de agosto de 1944, el rey Mihai I arrestó a Ion Antonescu, por entonces con el grado de mariscal. Al día siguiente, Hitler dio la orden de que 150 bombarderos alemanes atacaran  Bucarest, en un intento de “persuadir” a Rumania a unirse a la guerra a su lado. Rumania declaró la guerra a Alemania, entrando así en la batalla del lado de sus antiguos aliados, pero también bajo el abrumador dominio soviético. Los bombardeos anglo-americanos en Rumania se detuvieron, y la Fuerza Aérea Rumana volvió a luchar en contra de Alemania y Hungría. El resultado de esta segunda parte de la guerra condujo a la recuperación de Transilvania, que estaba en manos de Hungría, el segundo territorio más grande que se había perdido en 1940.

Después de la guerra, los aviadores rumanos fueron sometidos a todo tipo de represiones por el gobierno pro-soviético comunista, siendo dados de baja del servicio, encarcelados, acusados de traición y espionaje, con la prohibición de hablar de la guerra anti-soviética. El régimen comunista, de origen soviético, puso mucho esfuerzo en ocultar esta página de la historia rumana por indigna y  colocó a los pilotos de la época en el anonimato. Con el tiempo sus batallas habían sido casi olvidadas. Esta situación sólo pudo ser restaurada gradualmente después de 1990, cuando la Cortina de Hierro desapareció.

Personajes de Walt Disney en los aviones rumanos

Aviación Rumania WWII
El Grupul 9 adoptó esta imagen de Mickey Mouse como su insignia. La imagen es una parodia de San Jorge matando al dragón. Fue colocada en los IAR 80s y Bf 109Gs de esa unidad. También fue pintada sobre el Hurricane del lt.av. Horia Agarici, incluido más abajo.

A pesar de haber entrado en la guerra del lado de Alemania, la mayoría de los pilotos rumanos mantuvieron sus tradicionales simpatías pro-estadounidenses. Por lo tanto, los aviones de la Real Fuerza Aérea Rumana (FARR) estaban adornados, a menudo, con personajes de dibujos animados de Walt Disney: Pato Donald, Mickey Mouse, Pluto, Bambi, Pinocho, que se utilizaron como insignias personales o de unidades. Estas mascotas se comparan, de manera interesante, con el “verdadero” arte en la nariz de los aviones americanos de la época. Los dibujos de los rumanos fueron, en general, más simbólicos y sutiles que los que se encontraban en bombarderos norteamericanos que volaban sobre Rumania, dominados por imágenes de mujeres más o menos desnudas.

Equipos heterogéneos
En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, Rumania estaba equipada con aviones italianos, franceses, alemanes, polacos y rumanos. Cuando la guerra todavía estaba lejos de sus fronteras, Rumania logró adquirir equipo británico: bombarderos Bristol Blenheim y los entonces modernos aviones de combate Hawker Hurricane Mk. I.

El tratado con Alemania dio a Rumania, a cambio de su petróleo, algunos Bf-109 (modelos E y G), Ju 52s, He 111s, He 112S, Do 17s, Ju 87 Stukas, Ju 88s, Hs 129S y Bf 110S.

Una ironía es que en el momento en que la Batalla de Inglaterra estaba en su apogeo, comisiones oficiales de Gran Bretaña y Alemania se reunieron en un aeródromo rumano para la presentación de los cazas  Hurricane y los Messerschmitt 109 a los militares rumanos – todavía neutral en ese momento. De acuerdo con el expediente oficial, todas las delegaciones se comportaron correctamente y no se registraron incidentes…

Durante el curso de la guerra, una mezcla de aeronaves capturadas a soviéticos y estadounidenses también se pusieron en servicio – ¡un ejemplo es el B-24 Libertador!

Aviación Rumania WWII
Heinkel He 112B, Grupul 5, slt.av. Teodor Moscu, junio 1941

En marzo de 1939, Rumanía compró 30 He 112Bs. Los aviones fueron asignados al Grupul 5, escuadras 51 y 52. Estas unidades entraron en acción desde el primer día de la guerra, el 22 de junio de 1941. Volando  el “Negro 4”, slt.av. Teodor Moscu derribó dos Polikarpov I-16 ese mismo día sobre Bulgaria. En realidad, Moscu reclamó tres victorias pero el tercero no fue confirmado.

Los Heinkels fueron posteriormente utilizados principalmente en misiones de ataque a tierra y tuvieron mucho éxito, pero debido a la falta de protección de la armadura,  la tasa de desgaste fue alta. En agosto de 1941, la  escuadra 52 transfirió sus restantes He-112Bs a la escuadra 51 y recibió IAR-80AS. A la 51a le fue asignada temporalmente  la defensa del país, pero en octubre fue enviada otra vez al frente para tomar parte en el asedio de Odessa. Después de la captura de Odessa el 16 de octubre, la escuadra permaneció allí y volaron misiones de reconocimiento táctico hasta julio de 1942, cuando fue llevada de vuelta a Rumanía para su defensa aérea.

A principios de 1943, La escuadra 51 finalmente es dotada totalmente con Bf 110s y los Heinkel restantes fueron relegados al papel de entrenamiento avanzado.

Aviación Rumania WWII
Ver la imagen de Pluto debajo del parabrisas del avión de Moscu.
Aviación Rumania WWII
Hawker Hurricane Mk. I, escuadra 53, lt.av. Horia Agraci, junio 1941

De los 50 Hurricanes ordenados, Rumania solo recibió doce. Este avión “rojo 3”, pertenecía a la escuadra 53, la cual, en 1941, fue incluida en el Comando aéreo Dobruja. Su misión principal era defender la bahía de Constanta y el puente ferroviario de Cernavoda. También llevaba a cabo misiones de protección de bombarderos.

Uno de los más destacados pilotos rumanos  de combate, lt.av. Horia Agarici, derribó 3 (dos confirmados) bombarderos soviéticos DB-3 sobre Constanta con este avión, en junio 25 de 1941.

La carencia de repuestos pronto se convirtió en un gran problema para los Hurricanes rumanos y después que otros IAR-80s estuvieron disponibles a finales de 1942 y principios de 1943, fueron puestos fuera de servicio activo.

Aviación Rumania WWII

Aviación Rumania WWII
IAR-80, Grupul 8, lt. Micu Ion, verano de 1941.

El IAR-80 fue el único caza verdaderamente rumano de la época. Fue un logro técnico excepcional de Brasov, especialmente teniendo en cuenta los escasos recursos a  mano. La construcción utilizó la parte trasera del fuselaje y la cola de la licencia de construcción PZL P.24 y el ala del bombardero SM 79 reducida al 50% de su tamaño. Resultó ser un éxito con un diseño moderno. En 1940, fue un buen compañero del Bf 109E, siendo sólo unos 20 km / h más lento e iguales en ascenso y maniobrabilidad. Durante toda la guerra, los IAR-80s rumanos, en todas sus variantes, se anotaron más de 500 victorias aéreas.

Aviación Rumana WWII

El “Blanco 42” fue volado por el lt.Micu Ion durante la campaña de liberación de Bessarabia. Los símbolos blancos en la cola representan victorias.

Desde 1942, los IAR-80s fueron gradual mente sustituidos por los nuevos cazas soviéticos. En 1943, todos los aviones fueron relegados a misiones de defensa del país.

Aviación Rumana WWII
Messerschmitt Bf 109E-3, Grupul 7, adj.av.(r) Tiberiu Vinca, verano de 1941.

Rumania ordenó 50 Bf 109E en diciembre de 1939, de los cuales 11 aviones fueron enviados en 1940 y los restantes 39, un año después. Con ellos se equipó el recién formado Grupul 7 Vanatoare y tomó parte en la Operación Barbarroja desde las mismas primeras misiones.
Este avión fue utilizado principalmente por adj.av. (r)Vinca  Tiberiu durante la campaña de liberación de Besarabia. Nella era el nombre de la novia de Vinca. La otra inscripción Bucuresti – Moscova se refiere a un tren expreso que viajaba entre Bucarest y Moscú. Las 5 rayas blancas son una contabilización de misiones.

Aviación Rumana WWII

Aviación Rumana WWII
Messerschmitt Bf 109E-3, Grupul 7, slt.av.(r) I. Dicezare, julio de 1941.

 

Otro Bf 109E del Grupul 7 fue volado por slt.av. I. Dicezare (r) y llevó el nombre Hai Fetito (que quiere  decir  caballo de carreras). El 18 de julio de 1941 este avión fue dañado en una batalla aérea y se estrelló al aterrizar cerca de Husi.
A pesar del éxito, la campaña de 1941 estaba drenando los recursos del grupo a un ritmo preocupante. Al grupo se le tuvieron que asignar 15 Bf 109E-7 de segunda mano alemanes, a mediados de 1942. Fue enviado de nuevo al frente, justo a tiempo para unirse a la batalla de Stalingrado. La unidad fue rodeada por la contraofensiva soviética y tuvo que hacer una dramática huida del cerco, perdiendo ocho de sus aviones. El resto se unió a los restos de otras unidades para formar un grupo mixto que permaneció en el  frente hasta febrero de 1943. Luego, la unidad regresó a casa para la reposición del equipamiento y pasó a disponer de Bf 109G.

Aviación Rumana WWII

Aviación Rumana WWII
Messerschmitt Bf 109G-6, Grupul 9, cpt.av. Constantin Cantacuzino, agosto de 1944.

Los Bf-109G entraron en servicio en la FARR en marzo de 1943. Este avión del Grupul 9 Vanatore perteneció al entonces segundo as de los cazas rumanos, príncipe Constantin Cantacuzino (Bazu). Este Bf 109 participó en la acción frente a los americanos el 18 de agosto de 1944, cuando el comandante de la unidad y primer as de las FARR Al Serbanescu fue derribado y muerto por Mustangs.

Aviación Rumana WWII
La imagen en la nariz es el escudo de armas Desloch-Serbanescu.

Sólo una semana más tarde, después del 23 de agosto de 1944, el grupo fue designado para defender la capital contra ataques aéreos alemanes y anotó un buen número de “muertes” contra bombarderos y transportes de la Luftwaffe. Más tarde, en el frente en Transilvania, los Bf 109G rumanos se enfrentaron a los  Gustavs alemanes en combate. La unidad se mantuvo en servicio de primera línea hasta el final de la guerra e incluso logró anotar un derribo contra un Bf-109K, último modelo y el mejor  caza Messerschmitt.

Referencias
El avión presentado y, de hecho, todos los tipos de aviones utilizados por la Fuerza Aérea Rumana del período, aparecen en el volumen bilingüe Aeronáutica Rumana en la Segunda Guerra Mundial, por Cristian Craciunoiu y Jean-Louis Roba, del que se toman las ilustraciones y las fotos que acompañan.
El presente volumen contiene muchos documentos previamente desconocidos y fotografías de personas y aviones que han esperado 60 años para aparecer. El texto, con rigor histórico, está en rumano y en inglés y describe todos los tipos de aeronaves utilizados por la FARR, así como todas las campañas llevadas a cabo en la guerra. Es el primer trabajo importante sobre la Fuerza Aérea Rumana en la WWII.

Aviación Rumana WWII
Este artículo apareció originalmente publicado en IPMS Stockholms Magazine en Noviembre de 2004.

Las ilustraciones y fotografías contenidas en este artículo se publicaron por primera vez en el libro “Aeronáutica Rumana en la Segunda Guerra Mundial 1941-1945”, de Cristian Craciunoiu y Jean-Louis Roba, Modelismo, 2004. Se utiliza aquí con el amable permiso de la editorial (Ed.).

Dejar respuesta